FUE SOBRESEÍDO POR EL ROBO DEL RELOJ DE BELGRANO EL DIRECTOR DEL MUSEO HISTÓRICO NACIONAL.

Esta resolución favoreció a los empleados imputados en la causa: Hugo Miguel Livolsi, Rufino Casco, María Teresa Jiménez, Gabriela Alejandra Jiménez, Liliana Beatriz Campos y Walter Andrés Gutiérrez.

El  fallo al que tuvo acceso la Agencia oficial TELAM, clarifica que al no encontrar pruebas incriminantes, el Juez concluye que "surge a las claras que por el momento no existían motivos para continuar con la investigación que dé con los culpables o con el reloj, ‘cuyo valor histórico para la Nación Argentina es incalculable’".

Lo cierto es que la investigación no ha logrado respuestas positivas acerca de los autores materiales e intelectuales del hecho delictivo, y mucho menos el paradero de los objetos robados.

El 30 de junio de 2007 el propio Director del Museo denunció ante la comisaría 14ª, que alrededor de las 14.30 había sido sustraído el reloj de Belgrano que se hallaba ubicado en una de las vitrinas.

El 14 de diciembre último la Sala I de la Cámara Federal ordenó reabrir el Museo al revocar la clausura que había dictado Aráoz de Lamadrid el 4 de julio, haciendo lugar a una apelación de la Secretaría de Cultura, ocasión en la que criticó con dureza al magistrado.

De esta manera la Cámara sostuvo que “el levantamiento de la clausura no admite demora, debiendo reanudar la Secretaría de Cultura sus funciones propias, contándose entre ellas, obviamente, la preservación de las piezas museológicas que forman parte del patrimonio cultural”

Diferentes instituciones de la cultura reclamaron e informaron a los vecinos de la problemática durante el tiempo que el museo se encontraba clausurado  

El Museo Histórico Nacional está ubicado en el Parque Lezama. El mencionado espacio verde también sufrió robos de obras de arte. Entre ellos los desconocidos se llevaron las figuras de bronce que representaban a “Rómulo y Remo”. La escultura que representaba a “La Loba Romana” fue obsequiada por Roma en 1910 y  había sido inaugurada el 21 de abril de 1921. Los objetos que fueron robados del lugar de emplazamiento tienen un valor aproximado de por lo menos 30 mil pesos.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *