Engañaron a cooperadores escolares para campaña política

Compartir!

Faltando días para que comenzase el actual ciclo lectivo, el entonces Ministro de Educación de la Ciudad, Alberto Sileoni, renunció a su cargo  porque “una vez que el presidente Néstor Kirchner eligió a Daniel Filmus como candidato del oficialismo en la ciudad, él no podía continuar integrando el gabinete de Telerman”, con vista a las elecciones de Jefe de Gobierno. Además de la muestra de obsecuencia y dedocracia, esta actitud política hizo que sus funcionarios renunciaran también, entre éstos la mencionada Directora General de Cooperadoras, sin que el mentado libro fuera publicado.

El Jueves 10 de Mayo, en el marco de su campaña proselitista, Daniel Filmus realizó un acto político en el sindicato de Canillitas con la excusa de presentar el libro “Cooperadoras escolares. Historias de solidaridad” (Editorial Altamira), el cual contiene un prólogo suyo.

Habiendo llegado el libro a mis manos, con sorpresa y estupor encuentro que el contenido del texto se basa en las entrevistas a las que quien firma esta carta junto a otras 40 personas nos prestamos, pensando ingenuamente que estábamos contribuyendo a difundir la labor de las Asociaciones Cooperadoras a través de la Dirección General que regula el accionar de esas instituciones.

No me salen las palabras para transmitir la indignación que me produjo. Me siento usado, arteramente manipulado, tratado como un idiota útil, estafado moral y políticamente. Y siento que por mi culpa también cayeron en la trampa las dos personas que más quiero y valoro desde que en el año 2000 me convertí en un activo cooperador escolar. Daniel Rodríguez, vicepresidente de la Cooperadora de la Escuela Nº 22 D.E. 4º, “Dr. Guillermo Rawson” y a la vez representante de las Asociaciones Cooperadoras de ese Distrito Escolar, y Norma Guerra, ex directora y miembro del personal de conducción durante 25 años de dicho colegio primario.

No soy un ingenuo en política. Sé que el confundir los intereses públicos y privados es común a los funcionarios corruptos, como sé que mezclar el ámbito estatal con el partidario es propio de los gobiernos autoritarios y populistas. Y sé que ambas actitudes, impropias de las personas de bien, son frecuentes en muchos dirigentes políticos. Pero sentir en carne propia la manipulación es mucho más lacerante que conocerla teóricamente. Máxime estando de por medio una actividad solidaria como la que desempeño hace 7 años en la escuela Rawson, poniendo todo el corazón, la pasión, el tiempo libre que le quito a mi familia y, sobre todo, poniendo en práctica mi más profunda convicción ideológica en apoyo a la Escuela Pública.

A ver si ordeno mis ideas y dejo a un lado mi indignación: a la utilización de recursos humanos del Estado, al “hurtar” los testimonios de cooperadores  (y lo pongo entre comillas porque estos canallas pueden iniciarme un juicio por injurias, y no tengo un aparato partidario ni el apoyo del Gobierno Nacional que me pague el abogado defensor), se le suma el hecho de haber utilizado sus opiniones para un fin distinto al previsto.

No está mal que editen libros en apoyo a una campaña electoral, no soy de los que descreen de los partidos políticos, nunca pensé que el “que se vayan todos” fuera a resolver las cosas (de alguna manera se quedaron los de siempre). Pero detesto que sumen aportes -aún los más humildes como los de este cooperador escolar- embozadamente, engañando, mintiendo, sin dar la cara, usando información generada en el ámbito público.

Bueno, basta de largar bilis. Una reflexión: la gente de Filmus hace este tipo de cosas, ¿se imagina qué podrán hacer si gobiernan la Ciudad?

* Ricardo Fuentes
D.N.I 17.030.430
Mesa Directiva Cooperadora Escuela Guillermo Rawson
(Humberto 1º 343. Barrio de San Telmo)

Compartir!

Comentarios

Comentarios