EL ÉXODO DE LOS VECINOS DE SAN TELMO

Compartir!

Locales y viviendas continuamente en alquiler, con precios a veces exorbitantes. Foto AM

El barrio no ha dejado de perder población debido al incremento progresivo de los alquileres y los costos cotidianos para vivir. Según un estudio publicado por el periódico Página 12, se calcula que unos 4200 habitantes han dejado de vivir en San Telmo por estas circunstancias.

 Diferentes inmobiliarias especializadas afirman que cada inmueble que se vende, ya sea una casa o un departamento que se vende es reciclado y convertido en viviendas de alquiler temporal. Un particular caso es el de los conventillos de la calle Defensa, que últimamente se han transformado en lugares para bailar tango destinados a turistas de todas partes del mundo.
 
En los últimos años, sobre todo luego de la devaluación de nuestra moneda, el Casco Histórico porteño sufrió reiteradas modificaciones en su aspecto, para recibir al turismo internacional, donde los edificios lujosos, hostels y hoteles cinco estrellas cada vez más exclusivos son parte de la nueva fisonomía de este anteriormente olvidado barrio de la zona sur.
 
Los lujosos emprendimientos de los Quartiers, proximamente en Av Garay y Piedras.
 
En una gacetilla publicada días atrás por este medio, se informó acerca de la próxima construcción de una lujosa torre en la Av Garay y Piedras de unos 27 pisos, el proyecto Quartier. Este mega emprendimiento despertó un gran malestar entre los vecinos quienes realizaron una movilización y se reunirán con representantes de la Defensoría del Pueblo y legisladores para analizar la legalidad de la construcción. Entre los reclamos exigen que la empresa constructora se expida con un informe de impacto ambiental de la obra. Algunos de los perjuicios denunciados son la posible baja de la calidad de los servicios públicos en general (Cloacas, abastecimiento de agua, cortes de luz).
 
Este tipo de edificaciones no contemplan la fisonomía del barrio de San Telmo e implican un cambio constante en la cotidianeidad de sus habitantes. Necesariamente este edificio no tiene en cuenta el fácil acceso a una vivienda para los lugareños, sino que por lo contrario, está destinado a ciudadanos con un poder adquisitivo privilegiado que no es oriunda de la zona en cuestión.
 
Así las cosas, esta situación como la venida intempestiva del turismo, fomentada además por políticas públicas del gobierno local, inciden directamente en los costos de la calidad de vida y su progresivo aumento de la devaluación a la fecha.
                                                                                           
Demoler y reemplazar las antiguas edificaciones por nuevas y majestuosas fachadas sigue siendo la prioridad número uno de las empresas constructoras en plena connivencia con el gobierno local. 

Compartir!

Comentarios

Comentarios