"MADERO NUEVO", "ESTRATEGIA VIEJA"

En el sitio donde alguna vez funcionaron los talleres del diario “La Prensa” en Azopardo 765, se está construyendo una torre de 29 pisos. El proyecto es presentado por los consultores inmobiliarios como parte de los emprendimientos que denominan “Madero Nuevo”. Los modestísimos hogares cercanos al “fastuoso” edificio del casi extinguido barrio de San Telmo, serán sometidos a un durísimo examen de supervivencia y sus históricos inquilinos esperan con desesperanza la visita de los muchachos de la UCEP (Unidad de Control de Espacio Público del GCABA)
El sitio donde alguna vez funcionaron los talleres del diario “La Prensa” en Azopardo 765

La Legislatura de la Ciudad aprobó la delimitación definitiva de las comunas y los barrios mediante la Ley N° 2329 (anexo 1) sancionada el 10 de mayo de 2007. La Avenida Ingeniero Huergo delimita uno de los límites del Barrio de Puerto Madero y San Telmo. Por lo tanto el edificio de Azopardo 765 pertenece a este último.

Sin embargo el proyecto inmobiliario es presentado por sus autores como parte del “Nuevo Madero. El barrio más joven de la Ciudad de Buenos Aires”. La estrategia comercial es similar a la de Palermo con sus grotescas e inexistentes creaciones imaginarias (Hollywood, Queens, Soho, etc) que tienen como intención el invisibilizar a en este caso a San Telmo, aún considerado por algunos como un barrio con habitantes marginales, signado por “casas tomadas”, y “hoteles – pensiones humildes”. 

Este tipo de edificaciones es promocionado por las inmobiliarias por la “fácil accesibilidad, rápida salida sin congestionamientos, cercanía al centro de la ciudad y a su casco histórico; rodeado de universidades, lugares de esparcimiento y una variada oferta gastronómica”. 

A los futuros propietarios de estas lujosas unidades se les debería informar, que deberán convivir con otras construcciones mucho menos cómodas, y con vecinos muy humildes que malviven hace muchos años en estas tierras antes olvidadas y ahora tan promocionadas. Y a los tradicionales habitantes de estas callecitas mal iluminadas deberían estar más alerta que nunca. La justicia y el Gobierno porteño en estos casos suelen funcionar con particular celeridad sobre cualquier anomalía administrativa y los desalojos pueden incrementarse así como también la visita de algunos “programas” del estado de la ciudad vinculados con la erradicación de personas en situación de calle del espacio público. 

El proyecto pertenece al estudio de arquitectura Mariani-Perez Maraviglia y la obra que está a cargo de la también reconocida empresa constructora “Riva” que se habría comprometido con la conservación de la fachada original del edificio. 

Como sea la Torre “La Prensa” contiene amplias unidades de 1, 2 y 3 ambientes (55, 65 y 90 m2 respectivamente), con balcones aterrazados y vistas espectaculares a Puerto Madero y la ciudad. Todos los departamentos estarán equipados con pisos de madera natural, aire acondicionado frío-calor, arquitectura y amoblamiento moderno y tecnología de última generación. El sitio tendrá características similares a las de un hotel cinco estrellas, con salones de estar con mesitas individuales, conexión wi-fi, pantallas de LCD, música funcional, biblioteca, servicio de cafetería y bebidas por máquinas finamente disimuladas, biblioteca, piano y galería de arte. Para el esparcimiento y socialización de sus habitantes, el edificio contará, además, con salón de fiestas de doble altura para más de 200 personas, microcine, sala de juegos y cyber espacio, y tantas otras suntuosidades. 

Los mencionados emprendimientos evidentemente no van a colaborar con el déficit habitacional que se ha agravado en los últimos años en el ámbito de la ciudad de Buenos Aires. Para los sectores de escasos recursos de la población la imposibilidad de calificar en los mecanismos tradicionales del mercado (ahorro, créditos, etc) no les queda otra solución que diferentes formas de alojamiento calificadas como “informales” (villas de emergencia, otros asentamientos precarios, casas tomadas, hoteles, conventillos pensiones o predios ociosos) Para estos últimos se evidencia la imposibilidad de adquirir alguna de estos inmuebles de lujo “accesible”

* Director Alerta Militante

Comentarios

Comentarios