PROTESTA Y CORTE DE CALLE POR DESALOJO DE 28 FAMILIAS EN SAN TELMO

Las propiedades de Daniel Roth, Chacabuco 636; 638; 640 y 642. Foto AM

Tras la crisis decembrina de 2001 se hizo casi imposible comprar una propiedad, básicamente porque las viviendas aumentaron mucho más que los salarios; y por el encarecimiento de los créditos hipotecarios. De esta forma creció ostensiblemente la demanda de alquileres.   En barrios como San Telmo, casi no hay oferta para hogares familiares; y los vecinos de menor poder adquisitivo deben mudarse a propiedades de menor calidad o bien a otros barrios. Hay propietarios, sobre todo en Barrio Norte y Palermo, en San Telmo y Puerto Madero que están alquilando casi exclusivamente a turistas a precios dolarizados por día. Para los extranjeros, es más económico alojarse en un departamento que en un hotel. Y para los propietarios, la renta, está muy por encima de los alquileres locales.   Los vecinos de la calle Chacabuco al 600 alquilaron la propiedad en algunos casos durante más de 30 años. “Durante todos estos años pagamos puntualmente nuestros alquileres, pero como, ahora, Roth (Daniel) decidió hacer un negocio inmobiliario quieren echarnos a la calle como perros” aseguran los habitantes del inmueble en un durísimo comunicado.   En ese sentido denuncian que Roth los intimida con el apoyo de la policía y “para eso nos hace un juicio detrás de otro, para eso nos hace quitar el medidor de gas dejando a niños y ancianos sin agua y comida caliente”.   Por otra parte en lo que se está transformando en un clásico por parte de propietarios que apuran desalojos, según los vecinos Roth denunció en la justicia que el edificio corre el riesgo de derrumbe.   “Es el mismo edificio por el que nos cobró alquileres durante años y al que nunca le arregló siquiera una gotera. Es el mismo edificio que, peritado por arquitectos independientes, está en buenas condiciones de habitalidad”   La protesta de los vecinos damnificados se realizará este lunes 2 de noviembre a partir de las 11 am en la puerta de las casas en cuestión.  

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *