TÉCNICO QUE DEBUTA NO GANA

La falta de gol en el Club Atlético San Telmo, esta vez ante Almirante Brown

 

En el banco Candombero, hacía su debut Gerardo Reinoso como entrenador y en la cancha se pudo ver la mano del nuevo DT, con otro dibujo táctico: tres defensores bien definidos, dos laterales defensivos pero con vocación para ir al ataque (Demaldé y Ramos), un doble 5, Sever de enganche y dos puntas en el ataque. Con éste nuevo dibujo, San Telmo mostró mas actitud ofensiva y en gran parte del primer tiempo controló y dominó el balón de juego. Como en casi todo el torneo, el déficit estuvo en la falta de gol, llegó con pelota dominada hasta ¾ de cancha pero falló en el último pase. El conjunto de Blas Giunta, salió a jugar un partido de contra, con pelotazos a Bazan Vera para que descargue hacia los costados. Si bien San Telmo tuvo dominio del juego, Hernán Marando tuvo la única de peligro en el primer tiempo, con un mano a mano, pero la velocidad de piernas del  arquero Monasterio amargó el grito santelmista.

 

En el complemento, el dominio de la pelota seguía en manos de San Telmo pero con la misma ineficiencia para generar peligro de gol. Sever tuvo un buen partido, con movilidad y juego asociado con Marando y Caballero pero con el correr del partido se fue apagando y con él, las ideas para penetrar esa férrea defensa del conjunto de Casanova. Promediando la segunda mitad, Bernuez, en una gran jugada por la izquierda, llegó al fondo y tras un centro, la pelota terminó pegando en el palo luego de una serie de rebotes y desinteligencias de los defensores de Brown.

 

Cuando faltaba poco para la finalización del partido, después de un envío largo de Deláguila, Bazán Vera por primera vez no ganó de arriba y la pelota quedó bollando en el área y luego un rebote el zurdazo de Jonathan Zacaría puso el partido 1 a 0 para la visita. Injustamente Brown se quedaba con los 3 puntos por lo que generó San Telmo en casi todo el partido. En la última tuvo la posibilidad de empatar con un violeto disparo de Nicolás Demaldé, que iba con destino de empate, pero fue desviado con gran categoría por Monasterio, la figura de la tarde.

 

Almirante fue efectivo, con poco se quedó con una mas que importante victoria de visitante y mucho mas por el desarrollo del partido. De esta manera, acumuló su sexto triunfo en línea.

 

A veces la lógica no se refleja en el resultado y el domingo, cuando Gastón Meineri decretó el final, fue el claro ejemplo. Un empate era lo mas justo, porque San Telmo había jugado uno de los mejores partidos del campeonato, con velocidad en el traslado del balón, movilidad de Sever, quite en el medio con Gauto y Francés, solidez defensiva, pero esa falta de definición le costó caro, aunque el arquero visitante también tuvo que ver en el resultado final.

 

La última despedida de local no había sido buena pero la imagen del equipo y la entrega de los jugadores se vieron reflejados cuando la gente los despidió con una verdadera ovación.
 

 

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *