LA PLAZA MONTSERRAT TOTALMENTE RENOVADA

Las obras fueron llevadas a cabo por la empresa Filip S.A, bajo la supervisión de las autoridades porteñas. El patio urbano sobre la calle San José, contará con una rampa lateral delimitando un patio de usos múltiples para juegos. Mientras que el sector ubicado sobre la calle México estrena patio de juegos cercado y doble rampa de acceso. El patio urbano central, que es del de mayor superficie, integra una zona de estar en el ángulo, a modo de bisagra de todo el espacio diseñado. Las obras no alteraron la ubicación actual del mástil reforzando su localización con la centralización respecto del playón sobre la calle San José; y se instaló un nuevo equipamiento urbano consistente en mesas, bancos, bebederos, cestos y bicicleteros. El renovado enrejado exterior mide 2 metros  de alto.

La plaza Monserrat es una de las más antiguas de la ciudad. En los años fundacionales habitualmente era usada como parada de carretas que traían mercancías del interior. Por el año 1770 los criollos tenían por costumbre el alquilar casas en los suburbios para entregarse a la “jarana parrandera” que desataba la inminencia de la Cuaresma religiosa. Era uno de los pocos momentos de relativa libertad que tenían los esclavos para expresarse por medio de los característicos sonidos rítmicos de las diferentes etnias africanas. El Virrey Vértiz se hizo eco de los reclamos de las familias acomodadas y firmó la prohibición de “los bailes que al toque de tambor acostumbran los negros”. En la plaza Monserrat era muy común los festejos carnavalescos que consistían en probar puntería con huevos de avestruz llenos de agua o bien vejigas de animales infladas que podían llegar a pesar hasta 4 kilos.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *