LA TRATA DE PERSONAS DE CONSTITUCIÓN

Compartir!

Prostitución en Constitución. Foto: Página 12







Denuncias sobre vínculos entre las fuerzas de seguridad, la política y la industria del sexo son moneda corriente en el barrio de Constitución. Esta situación se evidencia con el auge de las casas de masaje (saunas) y locales bailables, las menos de las veces habilitados como «whiskerias»; y en donde es un «secreto a voces» que se ejerce la prostitución. En octubre del año pasado un grupo de vecinos de Constitución denunció lo que sucede en el barrio junto con Diputados Nacionales y legisladores porteños. En esa oportunidad abogados de la Asamblea Popular 20 de diciembre «La Alameda» que tiene como referente a Gustavo Vera, realizaron una denuncia en conjunto con Claudia Fernanda Gil Lozano, Adrián Pérez, Rubén Lanceta y Fernanda Reyes, de la Coalición Cívica, y Cynthia Hotton entre otros legisladores y la Defensoría del Pueblo sobre trata de personas, tráfico de drogas y prostitución en los barrios de Constitución y Montserrat. En esa oportunidad mencionaron el funcionamiento de prostíbulos encubiertos en la avenida San Juan al 1300, al lado de la Dirección de Estadísticas del Gobierno porteño, en donde «se observan los sillones aterciopelados y las mesas preparadas para las citas nocturnas». La protesta no se hizo esperar, cuando un grupo de vecinos de Constitución junto a «La Alameda» y «Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) escracharon un local ubicado en la avenida San Juan al 1100 donde también funcionaría otro prostíbulo. En estos sitios habilitados como whiskerias se comercializaba estupefacientes y se esclavizaba a las mujeres, muchas de ellas traídas engañadas de países limítrofes (las paraguayas son las preferidas del mercado argentino) y del Caribe (República Dominicana exporta cientos de mujeres al año). La Defensora del Pueblo de la Ciudad, Alicia Pierini, intervino en las denuncias provocando sucesivas clausuras de estos locales que luego reabrieron cuando el clamor popular dejó de observarlos.

Semanas atrás circuló en Internet una filmación del Jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, riéndose del auge de los prostíbulos, ¿se han presentado en la justicia? ¿Qué información tienen al respecto de la prostitución en la Capital?
Hicimos una ampliación de la denuncia en el juzgado federal de Ariel Lijo que tiene media causa iniciada en junio del 2008, sobre 35 locales en Montserrat y Constitución, que son casas de prostitución disfrazadas de whiskerias o cadenas tipo «C», en donde constatamos la presencia de migrantes en situación, presumiblemente, de trata y de menores en situación de explotación sexual y/o «laboral» en condición de delivery. En ese momento, el Gobierno de la Ciudad clausuró algunos de estos lugares pero, después, los controladores de falta del mismo gobierno y la policía, levantaba esas clausuras. Así jugaban a las estadísticas con el juego del gran bonete. Y ahora, cuando vimos el video, más allá del pésimo chiste de mal gusto de Macri, se denota con eso que Mauricio Macri tiene conocimiento de que existen casas de prostitución y estamos pidiendo que lo citen a declarar para que cuente qué sabe. Porque si sabe y no declaró, esta fallando en sus funciones de funcionario público y, como es jefe de gobierno, es el principal agente de la aplicación de la justicia federal de la ciudad. Además, algo que hay que aclarar, las casas de prostitución están prohibidas en toda el territorio de la República Argentina, no la prostitución a título individual con la cual yo no estoy de acuerdo. Pero la prostitución a título individual es una cosa, el proxenetismo y las casas de prostitución, es otra. Estas han sido, históricamente, el caldo de cultivo para la trata de menores, el tráfico, la prostitución de menores, el rufianismo, que son todas las cuestiones que nos enteramos que Macri sabía.

¿Cómo le llega toda la información? ¿Y cómo funciona «La Alameda»?
La Alameda es y nunca dejó de ser una asamblea barrial que surgió con el retiro del estado de cuestiones claves, en diciembre del 2001 junto con otras similares. Surgió en un barrio donde hay una cantidad importante de migrantes y de costureros reducidos a la servidumbre. Desde el principio nos estructuramos para luchar contra el hambre y la desocupación y buscando el trabajo digno siempre en una estructura de economía solidaria y cooperativista, bastante amplia en criterios. La asamblea fue desarrollando, a través de los años, distintos brazos: el productivo (Cooperativa de Trabajo 20 de diciembre y de la Unión de Trabajadores Costureros que fue la organización ad hoc que empezó a encuadrar tanto a los trabajadores de fábricas en blanco como a los costureros clandestinos), el brazo social, etc.»

A propósito de los costureros, estuvieron inaugurando junto con el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) el Centro Demostrativo de Indumentaria
Fue uno de los puntos más importantes en la pelea que estamos dando. Pero, con la óptica catastrófica de los medios, esto no salió casi en ningún lado y sí la denuncia que hicimos contra Macri. Fue un hecho de estado para empezar a trabajar de forma digna y combatir el trabajo esclavo. Se trata de un lugar donde trabajarán 260 costureros en forma cooperativa y en blanco bajo la dirección del INTI. Sin embargo, no hubo repercusión de los medios, y por eso a veces se cree que «La Alameda» es una organización para hacer quilombo. Pero nosotros denunciamos y construimos. Hemos recuperado comisiones internas de fábricas y trabajado con muchas organizaciones.

En el ciclo de ficción «Mujeres Asesinas», se mostraba como era el accionar de las personas que engañan a las mujeres para introducirlas a la prostitución. El actor Mariano Martínez enamoraba a las chicas en los pequeños pueblos y les hacía «el entre» ¿es así el accionar de estos rufianes?
Básicamente hay dos mecanismos: la captación mediante engaño que puede ser como mencionás vos o que aparezca algún tutor en lugares pobres ofreciendo hacerse cargo y mandar a las chicas a la universidad o con ofertas vagas engañosas de tipo laboral. Esa captación es la más habitual pero también es importante el rol que ocupa el secuestro que es la segunda variable o mecanismo.

Existen varias organizaciones que amparan y asesoran a «las trabajadoras sexuales». En ese sentido…¿Cómo se llevan y qué opina de AMMAR? (Asociación Mujeres Meretrices de la Argentina.
AMMAR hay dos. La Nacional que tiene una manera de defensa de la prostitución con la cual nosotros no coincidimos para nada. Pensamos como Sonia Sánchez que dice que ninguna mujer nace para puta y son las condiciones sociales espantosas que hacen que una mujer tenga que volcarse a estas cuestiones. Te doy un ejemplo concreto, en un cabaret reconocido de Flores
(se refiere a Dollys en la Av. Directorio y San Pedrito) los tipos iban a barrios pobres del conurbano y buscaban chicas hijas de familias muy numerosas, entonces, ¿qué elección podían hacer estas chicas?

¿Cuáles son los barrios en donde se acentúa esta problemática?
Liniers, Constitución, Montserrat y está creciendo mucho Flores y Pompeya.

 

¿QUIÉN ES GUSTAVO VERA?

¿Por qué puede convocar a católicos y judíos, embajadores de Venezuela y de Estados Unidos, convocar a funcionarios del gobierno de Macri y denunciarlo a su vez…? ¿Quién es usted?
Un maestro de grado que trabaja en la escuela Nº10 de Villa Lugano y no quiero decir que soy un hombre común porque no simpatizo con ese muchacho (hace referencia a Francisco De Narváez, sus spots publicitarios y el imitador del programa de Marcelo Tinelli). Los referentes de la cooperativa somos los más pobres de «La Alameda» porque creemos que debemos predicar con el ejemplo. Trabajo de maestro de grado hace 21 años, soy titular, en una escuela municipal de Lugano, ahí en los monoblocks con los chicos de la villa y estoy en 6º grado en Lengua y Sociales. No tengo casa ni auto y sí tengo una moto destartalada que, por suerte, no ha sufrido atentados como sí los sufrió mi casa y la fundación, producto de las denuncias como las que realizamos a las comisarías y a los talleres clandestinos.

¿Cómo se financia «La Alameda»?
Durante los primeros años vivimos como Corea del Norte, absolutamente aislados. Y la pasamos mal con Aníbal Ibarra, mucho peor que con Macri porque cuando llegó el actual jefe de gobierno, ya éramos conocidos, entonces no nos podía pasar con la topadora. Con Ibarra nos expropiaron dos veces. Luego del veto de la expropiación, sufrimos una persecución terrible.

En ese momento, ¿sufrió denuncias en su contra?
Sí. Fui procesado por usurpación, atentado a la seguridad pública y demás cuestiones de las cuales fui sobreseído de todas en febrero del 2007 cuando fue la segunda expropiación. Fue una campaña muy fuerte porque el predio lo estaban disputando La Liga de Rematadores que quería hacer un negocio en una esquina estratégica del barrio.

¿Cuál es su ideología?
Soy pragmático. Pensamos que no importa si el gato es blanco o negro sino que caza ratones. Tenemos una comunidad de valores y en relación con esos valores luchamos consecuentemente. Si bien tenemos distintas posiciones ideológicas pues aquí conviven personas que vienen del radicalismo, del peronismo, de la izquierda y del centro izquierda y gente que no viene de ningún lado sino que nació en la vida política y social después del 20 de diciembre. Pero todos tenemos ciertos valores como no permitir el trabajo esclavo ni la trata de personas. Te cuento un detalle: cuando hicimos la denuncia a «Las Casitas» de Río Gallegos que involucraba al jefe de la policía y al jefe de la SIDE que era muy allegado al ex presidente Néstor Kirchner, en ese momento se estaba tramitando un subsidio por comercialización que necesitábamos como agua en el desierto. Estaba a la firma. Hubo una asamblea y se produjo una fuerte discusión porque si vamos contra «Las Casitas» ese subsidio desaparece. Y así sucedió. Y estamos orgullosos de eso.

¿Le ofrecieron alguna participación en algún partido político?
Miles de veces.

¿En qué partido?
De varios. De todos los que te puedas imaginar.

¿Cómo es su relación con los políticos?
Ni bien ni mal. Cuando vemos que algún funcionario hace lo que tiene que hacer tratamos de canalizar las denuncias en él. Es más, hubo dos subsecretarios de Trabajo que se terminaron incorporando en «La Alameda» (Osvaldo Pereyra echado durante el gobierno de Jorge Telerman por denunciar a Kosiuko y Ariel Leuttier que lo siguió después y denunció a 35 marcas con nosotros). Ibarra en su momento designó a un funcionario para que le encontrase un lugar alternativo a «La Alameda» y, es gracioso, hoy también es parte de nuestra organización.»

¿La Iglesia Católica apoya a «La Alameda»?
«¡Sí! ¡Por supuesto!»

¿Aporta dinero, colabora monetariamente?
No. No. Con plata no. Cuando nosotros hacemos una investigación pedimos pasajes a distintos grupos, a veces a diputados, y dormimos, por lo general, con los propios denunciantes o dormimos en parroquias. No es que vamos a un hotel. Sí, lo poco que hemos conseguido fue de embajadas como la de Australia o una organización suiza que aportó elementos para que se pudiese comprar elementos básicos para tener con una isla de edición y tener nuestras propias cámaras para no depender de tal o cual medio. Pero también te aclaro que todos los abogados que trabajan con nosotros son voluntarios. Tienen historia y prestigio y en los ratos libres llevan adelante 120 causas federales contra los bouffets más poderosos de la Argentina.

Es odioso preguntarlo pero en este país se desconfía de todo y de todos los que dicen tener buenas intenciones, ¿obtiene ganancias de estos emprendimientos?
No gano nada. Me dan los viáticos para moverme.

Sigo sin saber mucho de usted, ¿cómo es su vida privada?
Estoy casado. Tengo 4 hijos, 2 mayores y 2

 

Gustavo Vera fue brutalmente agredido el pasado viernes 10 de julio cuando participaba de una movilización de protesta contra un taller textil clandestino en Parque Avellaneda. Según el matutino Página/12, Vera y otros integrantes de la cooperativa se habían juntado frente al taller en cuestión, donde dos funcionarios de la Subsecretaría de Trabajo de la ciudad de Buenos Aires constataron la situación de explotación laboral que sufrían varias personas, incluidas familias enteras, a sólo tres cuadras de la sede de La Alameda. Una vez que los móviles de televisión y los patrulleros de la comisaría 40ª se retiraron, aparecieron varias personas lideradas por un tallerista. Los heridos fueron derivados al Hospital Piñeyro. Gustavo Vera fue brutalmente agredido el pasado viernes 10 de julio cuando participaba de una movilización de protesta contra un taller textil clandestino en Parque Avellaneda. Según el matutino Página/12, Vera y otros integrantes de la cooperativa se habían juntado frente al taller en cuestión, donde dos funcionarios de la Subsecretaría de Trabajo de la ciudad de Buenos Aires constataron la situación de explotación laboral que sufrían varias personas, incluidas familias enteras, a sólo tres cuadras de la sede de La Alameda. Una vez que los móviles de televisión y los patrulleros de la comisaría 40ª se retiraron, aparecieron varias personas lideradas por un tallerista. Los heridos fueron derivados al Hospital Piñeyro.

 

 

                                                                                                                                                                                                  *Redacción Alerta Militante

 

Post Views: 101
Compartir!

Comentarios

Comentarios