(IN)GESTIÓN DE LA CRISIS Y AJEDREZ POLÍTICO

Ex Presidente Kirchner votando en una escuela de OlivosEl envión más acuciante lo dio el Acuerdo Cívico y Social consolidándose como la oposición que más representantes en las Cámaras otorga y, a su vez, la inevitable y mediática presencia fuerte de De Narváez en la provincia de Buenos Aires (y la posible autonomización de su figura respecto de la alianza política que le sirvió de base). Asimismo, la Ciudad de Buenos aires, como tantas veces en su historia, es dividida por sus opciones progresistas y la neoliberal derecha que, aún con sobresaltos, sigue siendo la visión hegemónica.

La gran ausente en la extensa campaña mediática fue la crisis económica sin parangones que, iniciada en EEUU y disparada hacia el resto del mundo, mantiene una vivacidad preocupante e intensificaciones locales que distan mucho de demostrar que “lo peor ya pasó”. En Argentina, si en un primer momento el eje del debate electoral se centró en las conformaciones de las listas electorales y después en el crecimiento o no en las mediciones de las diversas encuestas, la política económica fue hábilmente censurada tras el acuerdo de los medios con los políticos.

Tudo bem, tudo legal”

A pesar de la recuperación por parte del kirchnerismo desde el 2003 de simbologías propias del movimiento nacional y popular vinculado a, por otro lado, apropiación de banderas históricas de la izquierda nacional como los derechos humanos, la mejora económica a nivel general no modificó la estructura productiva del país. Compensación simbólica pero no material. Esta intensificación de mejoras extraordinarias en el ingreso exportador a través de la devaluación cambiaria y un mercado internacional que demandaba materias primas nacionales, produjo una suerte de “derrame” neoliberal que disminuyó el desempleo pero a la vez, convalidó el aumento sideral de empleo en negro (40,8%) que esconde una política particular: el nulo costo social a pagar por los empresarios. Asimismo, si la nacionalización de Aerolíneas Argentinas o la estatización de las AFJP es un reclamo histórico de los sectores sociales en lucha, su utilización para financiar títulos en la Bolsa o quiebras empresariales, distorsionan la demanda histórica y la reemplazan por mecanismos espurios de vaciamiento de cajas jubilatorias

Ex Presidente Nestor KirchnerEsto, que arrojó una profundización de la desigualdad social –sumado a la manipulación de los índices del INDEC que manifiestan el desfasaje entre lo que se dice y lo que la población encuentra cada día en los precios de los insumos básicos-, se tradujo en el “voto bronca” del último domingo. Con la funcionalidad del peronismo más tradicional con el poder barrial de los intendentes del conurbano más tradicional con el poder barrial de los intendentes del conurbano, no se pudo profundizar en una distribución de la renta que necesariamente debe enfrentar a los intereses económicos concentrados

Un Gobierno que se dice “nacional y popular” pero no construye con el pueblo la base necesaria y masiva que enfrente a los sectores oligárquicos, se enfrenta con la desigual nivelación de fuerzas (simbólicas y materiales) de vencer a los “otros”: la derecha. El relato mediático por excelencia que configuró a los candidatos de la derecha y los “lavó” en su intento de convencer a las capas medias y también bajas, está fomentado por los mismos medios que el kirchnerismo consolidó con el decreto de ley 527 de 2005. Ese decretó le entregó los actuales medios a sus dueños por 15 años más, sin discusión democrática ni consentimiento popular. Así como hizo con los dueños de los campos y los “pequeños propietarios” acaparadores de renta agraria, el kirchnerismo fortaleció a los medios y después les quiso insertar por la ventana una nueva ley de radiodifusión. Similar a la 125, ¿no? 

ACTUALIDAD Y PERSPECTIVAS

Hoy, más allá de las nuevas alianzas y el tejido de nuevas redes de poder que garanticen la “gobernabilidad”, y a través de ella hacerle pagar a los trabajadores el costo de la crisis, los datos del propio INDEC son elocuentes: el desempleo aumentó de 7,3% a 8,4% de diciembre del año pasado hasta aquí, a la vez que la construcción (eje vertebral de políticas de gasto público con demanda laboral) bajó en comparación con el mismo período de 2008 un 36,7%[1]. Basta darse una vuelta de lunes a viernes por Bartolomé Mitre y Callao, donde funciona el SECLO del Ministerio de Trabajo, es decir, el organismo de conciliación obligatoria que extiende cheques de desempleo, para entender en la realidad que la crisis económica golpea y golpeará a los sectores más desprotegidos

Sin embargo, esta “derechización” deberá y será enfrentada por la organización y la lucha de numerosos trabajadores que están demostrando en su práctica cotidiana que quieren y saben como hacerle frente a la ofensiva patronal. Por un lado, sector por sector, organizando huelgas y manifestaciones que pongan en el tapete las arbitrariedades económicas. Y por otro, y vinculado a lo anterior, con ocupaciones de fabrica y reclamos de expropiación sin compensación que impida paralizar la producción y asimismo asegurar los puestos de trabajo. Ejemplo de ello es en Rosario el cierre de la cadena multinacional C&A, más el conflicto que mantienen los trabajadores de la autopartista Mahle lo que obligó a la viceministra de trabajo Alicia Cicliani a considerar la aplicación de una reducción de la semana laboral a 4 días que garantice la estabilidad laboral[2

* Estudiante Comunicación UBA. Redacción Alerta Militante

[1] El porcentaje de 1,1% de aumento del desempleo en un puñado de meses equivale aproximadamente a una suma de 390 mil personas (Diario Crítica, 25/6 con fuente de: www.indec.gov.ar)

[2] www.rosario3.com

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *