"EL BALNEARIO DE LOS POBRES"

Foto antigua Costanera Sur 1916
Costanera Sur – Año 1916

A principios de siglo nace en la ribera del sur una pequeña playa utilizada por negros, lavanderas y carreros como lugar de recreo y esparcimientos al que se le dio el nombre de “el balneario de los pobres”. Durante larguísimos años fue el balneario el ámbito donde se festejaron los carnavales, siendo también el reducto de los primeros artistas de variette, los popularmente llamados “cómicos de balneario”. Con la llegada de la década de los sesenta, comienza la larga pero inexorable decadencia de la Costanera Sur. Términos hasta allí desconocidos pasan a ser parte del vocabulario de los porteños en relación con su río; Salmonellas, aerógenes, afnia. La contaminación había llegado para quedarse, y eso, mas la construcción de las Piletas de Núñez y las Playas de Carrasco y Saint Tropez, determinan la migración hacia el norte

El 29 de Octubre de 1964 el Poder Legislativo convierte en ley un proyecto por el cual se le dona al C. A. Boca Juniors las tierras resultantes por el rellenado del río inmediatamente al sur del Balneario Municipal- Ya nada sería igual, los intereses privados prevalecen sobre el interés público entrándose en un verdadero cul-de-sac. Como si esto fuera poco el proyecto original propuesto nunca fue concluido, convirtiendo al lugar en una verdadera ignominia.

En 1978 el entonces todopoderoso intendente Cacciatore decide construir una “ciudad administrativa satélite” y comienza el rellenado de terraplenes que con un sistema de pólder holandés, luego son completados por el barro producto del dragado de los canales circundantes. Trescientas cincuenta hectáreas son las que se logran. O mejor dicho: un inmenso baldío ribereño, ya que el faraónico proyecto nunca fue terminado.

Lentamente el paseo fue deteriorándose cada vez más hasta adquirir esa pátina, entre gris y ocre de tristeza que lo caracterizó por largos años. Un lugar que habiéndoselo imaginado como un espacio de encuentro, de intercambio, de todos, casi termina siendo el cuarto de los deshechos de una ciudad decadente, un lugar de nadie o lo que es peor; y en los términos que plantea Marc Auge, un “no lugar”. Sin embargo, la naturaleza, que es sabia, tomó su revancha y a partir de 1981 plantas y animales silvestres tomaron posesión del baldío, colonizando el área de forma natural, convirtiendo el lugar en un paisaje de gran belleza.

En Mayo de 1995 se realizo el Concurso Nacional de Anteproyectos para las “Nuevas Áreas Verdes de Puerto Madero, la Revitalización y Puesta en Valor de la Costanera Sur”, con el auspicio de la entonces Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, y la Corporación Antiguo Puerto Madero S. A.

En Junio de 1999, se firmó un acuerdo entre la Municipalidad de Buenos Aires y la Corporación Puerto Madero por el cual se comprometían a realizar los trabajos de recuperación en un plazo de cinco años. La recuperada Costanera Sur fue reinaugurada el 20 de Febrero de 2000 devolviendo a los habitantes de nuestra ciudad un espacio por el cual podían volver a sentirse orgullosos.

Hoy, la instalación indiscriminada de puestos de venta de comida, artesanías, o artículos industrializados, sumada a la falta de higiene seguridad y control, esta llevando al paseo a un peligroso dejavou de deterioro y decadencia, que nosotros tenemos la responsabilidad de detener y/o evitar. Las veredas hasta hace muy poco color tiza se han vuelto negras por la falta de higienización de la grasa allí volcada. Se utiliza el mobiliario urbano (bancos, tarimas columnas) como parte activa de la instalación de los puestos. Los puestos toman energía eléctrica de la red de alumbrado público. Alrededor de los puestos ya aparecieron mesa y sillas, expresamente prohibidas. Los alimentos sin cocinar llegan a los puestos en vehículos no aptos para el transporte de alimentos frescos perdiendo así la cadena de frío
Los permisionarios, y sus empleados, no cumplen con los mínimos requisitos de higiene exigibles. No se puede determinar en donde consiguen el agua que utilizan. Algunos puestos ocupan una superficie de más de 100m2.

De esta manera la Costanera Sur va a un camino irreversible de deterioro y los porteños daremos prueba suficiente de que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.

Mas información del autor en  www.buenosairesciudadpuerto.blogspot.com

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *