"En el Clarinete contábamos las historias ocultas de Clarín"

Compartir!

Pablo Llonto
En entrevista con Alerta Militante Pablo Llonto se autodefine como un militante que circunstancialmente puede accionar como abogado o periodista según la necesidad del momento.

 

Además representa legalmente a la familia “Muñiz Barreto”, ex diputado peronista que fue asesinado durante la dictadura y por cuyo crimen está preso Luis Patti. Desde muy temprana edad trabajó en Clarín hasta que la empresa le impidió su ingreso. Fue delegado sindical de los trabajadores de Clarín entre 1984 y 1999, año en que fuera despedido por la empresa, gracias a un fallo de la Corte Suprema. Es autor de “La noble Ernestina. El misterio de la mujer más poderosa de la Argentina”.  

Estas a cargo de causas tan disímiles como trascendentales para la justicia Argentina. Sin embargo tu compromiso no tiene el estado público que se merece, por lo menos en los medios de comunicación más importantes.
Todas estas cuestiones, tanto mi carrera periodística como de abogado, tienen que ver mas con un planteo de lo que uno quiere hace en la vida como cuestión militante, que como cuestión de laburo. Ni el periodismo ni la abogacía han sido para mis búsquedas laborales, salvo cuando yo era muy joven. Cuando si tenía está expectativa como todos de ser periodista o querer se abogado para vivir de eso. Empecé de muy jovencito en la vida en todo. Tuve algunos hechos que me cambiaron el rumbo de la vida. Sobre todo cuando empiezo a trabajar en el diario Clarín. Me hacen tener otra visión de la vida mucho más utópica. 

Tu tiempo se reparte entonces entre investigaciones periodísticas y tu rol de abogado de causas relacionadas con los Derechos Humanos.
Ni le doy bola a la parte periodística en cuanto lo profesional…. ni le doy bola la abogacía como le dan bola los abogados. Mi rumbo de vida es de algunas utopías, sobre todo con la justicia y las que tienen que ver con la igualdad. Abandono y vuelvo de la abogacía, voy y vuelvo…son circunstancias de la vida que se han dado. Mucha gente me dice, “vos sos abogado de derechos humanos”. No. Ahora soy abogado de derechos humanos. Yo me había retirado totalmente de la abogacía, de hecho los libros de derecho en mi biblioteca los dejé arriba de todo. Cuando salió el indultó dije basta. Quería justicia para los genocidas y encontrar los restos de los compañeros, como eso no se podía hacer y largue todo. Ni siquiera me motivé cuando en el 2003, Kirchner anunció la anulación de las leyes de obediencia debida y punto final. Porque mi compañera estaba atravesando su lucha contra el cáncer. Tenía la vida puesta en la negra. Cuando ella murió decidí pensar un poco en la cuestión, buscarle el sentido a las cosas que uno había hecho, y encontré que algunas causas se estaban reanudando y las retomé. Yo no me considero un abogado de derechos humanos pleno…hoy tengo estas causas y busco dar una pelea con esto y que la gente se involucre en estas causas y las lleve adelante. Hoy me dedico a buscar familiares de desaparecidos para que se presenten en las causas como querellantes con cualquier abogado.

Vayamos avanzando un poco más con tu biografía. ¿Dónde estabas durante la mitológica década del 70´? 
Empecé a militar en los 80´. En los 70´ era un “nabo” que se comió todo lo que decía la dictadura, todo el verso de los periodistas con la revista gente, y la televisión con los cuatro canales de aire. Milité mas de niño que de adolescente. Mis padres eran peruanos e hice la primaria y la secundaria en Perú. Participé de movimiento estudiantil Velasquista con estrechas vinculaciones con el Partido Comunista Peruano.


¿Desde cuando asesoras legalmente a la familia Arrostito?

Desde el 1984 cuando me recibí. Yo estudiaba y militaba en un partido que se llamaba PST (Partido Socialista de los Trabajadores) que después se transformó en el MAS (Movimiento al Socialismo) en los años finales de la dictadura. Quienes estudiábamos derecho empezamos a tener vinculación con los abogados del MAS. Estaban Luis Zamora y Marcelo Parrilli entre otros. Ellos dos eran bastantes conocidos en el campo de los derechos humanos porque eran además abogados del CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales) Como una cuestión militante, un grupito de abogados del partido, nos vinculamos a ellos porque era la época en la que terminaba la dictadura, y comenzaron las causas por los derechos humanos. En el CELS conozco a Jorge Baños., otro abogado de derechos humanos que lo matan después en la “Tablada”. De esta forma quedo vinculado más a Jorge Baños que a Zamora. Baños era el abogado de la familia Arrostito y me pasa este y otros casos.

 

¿Qué significó “La Tablada”?
La Tablada fue una acción política-militar. Desde lo político equivocada. Jorge y otros compañeros evaluaron erróneamente la conciencia del pueblo sobre los levantamientos carapintadas. Pensaban que la población podría llegar a simpatizar con un grupo que enfrentara y atacara a los militares, con el simple hecho de decir acá se esta produciendo un levantamiento contra la democracia. El MTP (Movimiento Todos por la Patria) les va a dar una lección y los sectores populares iban a mirar con simpatía esa acción. Esa evaluación política estaba equivocada. Si creo que la interpretación de los hechos era correcta. En ese momento de la vida política argentina existían militares golpistas sin duda. Hay que recordar que en el 83´ como en el 91´, muchos sectores militares estaban dispuestos a plantarse con las armas.

 

¿Tuviste la oportunidad de discutir tu posición con Gorriaran Merlo?
Yo no militaba en el MTP. Era amigo de Jorge Baños. Las características de Jorge si queres eran muchos mas decididas que lo que estaba dispuesto a hacer el partido o uno mismo. Yo por ejemplo en el 87´ recuerdo que en discusiones sobre le levantamiento de semana santa, estaba a favor de las posiciones de que había que moverse, que teníamos que hacer un llamamiento al pueblo para que se movilizara. Había indignación y mucha gente dispuesta para ir a los cuarteles y tomarlos para frenar el levantamiento carapintada del 87 de semana santa. Reconozco que había mucho odio a los militares en el 87´ y no solamente era del MAS. Muchos radicales creían que había que ir a tomar los cuarteles con miles y miles de argentinos…a defender la democracia en los cuarteles y que se armara la que armara. Creo que si esa posición hubiera triunfado en la argentina se hubiese desencadenado un enfrentamiento armado entre civiles y militares, en el que seguramente triunfarían los civiles porque el levantamiento carapintada no tenía apoyo Popular. Por el contrario el apoyo lo tenía Alfonsín. Tendríamos heridos y muertos y sería una legítima defensa de la democracia aceptando el riesgo de cagarse a tiros. El 23 de enero del 89´ en la Tablada esto no ocurrió. No se trató de un levantamiento popular en defensa de la democracia, sino al revés. El MTP dice hemos detectado que acá están preparando un alzamiento carapintada lo vamos a atacar y cuando el pueblo se entere lo que hemos hecho nos va a apoyar. Lo que hicieron después con esto fue una masacre con la gente que mataron después de la rendición.

 

¿Colaboras actualmente con el CELS?
No yo soy abogado suelto. Me llevo bien con todos los organismos, remamos juntos. Milito con la abogacía no laburo como abogado. Vivo del periodismo.

 

¿Que opinión te merece Horacio Vertbisky?
Me parece uno de los pocos periodistas que uno puede citar, invocar sus trabajos o poner como ejemplo para muchos jóvenes. Tiene una pluma privilegiada para tratar los temas duros, sobre todo los de investigación política y económica. He tenido algunas diferencias con las cuestiones políticas. Yo respeto algunas cosas de este gobierno pero no estoy para nada de acuerdo con la política central. Adhiero más a la posición de los anarquistas. Por lo tanto esta historia de los partidos políticos no me va…

 

¿Cómo comenzó el conflicto con Clarín que culmina con tu despido?
Desde el año 84´ soy delegado en Clarín. Todos los años renovamos el mandato y fui secretario general de todas las comisiones internas del 84´ hasta el 91. En el año 1989 tomamos la empresa por un problema salarial. La empresa no nos daba aumentos en el peor año de la hiperinflación que fue en julio de 1989, que muchos no se acuerdan pero la inflación llegó a pasar el 100% en un mes. Frente a esto todo el mundo reclamaba el 100 o 130 % de aumento. Clarín dijo que no. Tomamos la planta y el diario no salió el 14 de julio de 1989. El conflicto se perdió al día siguiente. Nos mandaron infantería. Un juez solicitó el desalojo por la fuerza. Nosotros estábamos dentro de la planta con todos los obreros, porque los periodistas en Clarín estaban en un lado y la planta grafica en otro. Había 600 obreros en la planta y unos 50 periodistas. Convocamos a una asamblea general. Había dos posiciones, una levantar la toma y retirarnos y la otra era mantener la toma y resistir. Los que estamos a favor de esta última perdimos. A partir de aquí Clarín lanzó toda una ofensiva interna contra todo lo que consideraba como activismo sindical y me prohibió la entrada en el año 1991. Pero no me hecha. Como yo era delegado por ley tenía dos opciones o aceptaba la indemnización (que era doble) o iniciaba un juicio de reincorporación. Comencé el juicio por reincorporación que duró ocho años. Fallaron en mi favor en primera y en segunda instancia, pero la corte menemista en uno de sus últimos fallos lo hace a favor de Clarín y me envía el telegrama de despido en el 99´. Durante esos ocho años los trabajadores siguieron eligiéndome delegado pese a que no podía entrar. Por eso yo podía mantener mi reclamo.


A fines del años 2007 tuviste una desopilante entrevista con Magdalena Ruiz Guiñazú (ver entrevistado por…)
Imaginó lo que pasó. Su producción estaba trabajando sobre el tema Patti (Luis Abelardo) y llamaron al abogado de la causa. En un pasaje de la entrevista me pregunta que significa para mí que Patti esté detenido. Respondo que es el fin de uno de los símbolos vivos de la impunidad en la Argentina. Uno era Patti y otro es la Sra Ernestina de Noble. Ahí empezó con el tema periodístico. Me dice “que tiene que ver…” y el resto de la polémica es pública.

 

Recordemos que publicaste dos investigaciones sobre la titular del Grupo Clarín, Ernestina de Noble.
Entré a Clarín muy joven en la sección de deportes y luego pasé a política. Era uno más que le importaba nada lo que pasaba en la argentina. No me calentaba más que por el deporte, Maradona, Boca, etc. En Clarín hubo un conflicto gremial en 1982 que me cambia radicalmente la cabeza. Echan a seis compañeros por intentar organizarse sindicalmente en el diario. Es aquí cuando comienzo a ver de distinta manera tanto la cuestión del periodismo como de la abogacía. Para que quería ser abogado y para que quería ser periodista. Entonces todo lo que veía en Clarín lo empecé a entender de otra manera.

 

En tu libro “La Noble Ernestina” afirmás que Marcela y Felipe Noble serían hijos de desaparecidos.
Comencé a trabaja en Clarín en 1978 y la “adopción” de estos pibes fue en el 76´. Clarín no era lo que es hoy, era distinto y chiquitito. Nosotros viajamos a la cancha a cubrir por ejemplo River – Independiente en un Renault 12, como parte de una flota de autos en los que viajaba también Marcela Noble, Felipe Noble y Ernestina Noble. Adentro del diario se sabía que la directora del diario tenía dos hijos adoptados, y el rumor era que los había comprado. Era común escuchar frases como “viste los nenitos, uno morochito, donde los habrá adoptado, como se salvaron, los trajeron del Chaco, de Misiones cada trabajador tenía una versión…” En los años 83-84 al compás de lo que se va desnudando en la argentina se empieza a comentar que estos pibes podrían ser hijos de desaparecidos. Comienzo a darme cuenta que Clarín no solo es una máquina de explotar gente, sino que es una máquina de perseguir gente, ves que seis compañeros que realizaban reuniones para pensar en un petitorio con mejoras salariales los echaban por “agitadores”.

 

Con que material contaste para la investigación.
Siempre me propuse juntar cosas. No solo que veía y escuchaba porque siempre tuve la intención de escribir la otra historia del diario. Esto lo conoce muy poca gente pero de hecho en Clarín siempre existió un diario interno. En el Clarinete contábamos las historias ocultas de clarín, las notas censuradas, los negocios ocultos. Llegó a ser un diario de papel. Tengo un archivo enorme de estas cosas que fui juntando, en un primer momento como activista y luego como delegado. Muchos compañeros te traían papeles; te decía “guárdalo o sacale fotocopia…esta empresa parece ser que es Magneto, y estas otras están a nombre de su mujer”

 

¿Que prueba “La Noble Ernestina”?
La historia de “los pibes” se transformó en una obsesión de vida. A tal punto que una de las familias que supone que Marcela Noble es hija de desaparecidos me encargó que le llevara la causa. Por eso soy parte de la familia que intimó a Marcela Noble se extraiga sangre y se haga el ADN.  

 

La justicia le permitirá a Luis Patti presentarse como candidato a diputado en las elecciones legislativas de junio de este año. Pero la campaña la deberá hacer desde una prisión. 
La familia Muñiz Barreto me contactó derivada del CELS. La hija me hija me vino a ver y me mostró unos papeles en el que aparecía el nombre de Patti, denunciado en el año 1977. Presentamos la causa en marzo de 2007, realizamos una investigación muy fuerte, en el que se reunieron las suficientes pruebas para probar que Patti fue el secuestrador de Diego Muñiz Barreto. Por mi forma de laburar, además de investigar mucho, e intento involucrar a la familia, necesito que me acompañe porque necesito a la familia buscando datos, si es necesario golpeando puertas. En Escobar y Garín descubrimos que eran dos lugares en el que habían echo un desastre. Hay en esta zona cerca de 60 desaparecidos, y la mayoría de la gente consultada te comentaba que había estado Patti en esos secuestros. Se fueron reavivando esos casos y es por eso es que hoy Patti tiene nueve causas en los que esta acusado y hay alrededor de 20 casos mas, que todavía no están iniciados. Es gente que esta denunciando que Patti estuvo involucrado en el secuestro de sus familiares. Lo asombroso fue probar que Patti no era un oficial de calle que había cometido un hecho; era un tipo que tenia una fama de haber intervenido sistemáticamente. El Comisario de Escobar de esa época que vive todavía, que esta procesado en la misma causa, de nombre Juan Meneghini en declaración indagatoria afirma  que Patti “era incontrolable, llevaba el pelo largo no le podía dar ordenes” Evidentemente tenía peso propio, con su patota, respondía mas al ejército que a la propia policía, y su patota era un grupo de tareas.

¿Por tu compromiso en las diferentes causas recibiste alguna amenaza?
Con el tema Clarín lo que nos ha pasado a todos, ha sido salvaje en la cuestión de la represalia sindical, de hacerte la vida imposible, acoso invento de causas. Me iniciaron cinco causas para echarme, gané todas menos la última, buscaban testigos falsos, etc.

 

¿Qué opinás de la política sobre Derechos Humanos del Gobierno de Nestor Kirchner y Cristina Fernández?
Sin duda que dieron vuelta la media con el tema lo venía de antes y de lo que se hizo ahora. El gobierno que permitió o impulsó o hizo algo para que los diputados o senadores anularan las leyes de obediencia debida y punto final. En realidad el poder legislativo puso toda su fuerza para que salieran las leyes que terminaron con las viejas leyes. Hay reconocérselo. En lo judicial este gobierno no hizo nada. No es merito del gobierno lo que esta pasando en las causas. Es merito de los familiares, los organismos de derechos humanos, que retomaron, o continuaron de distinta manera la lucha que llevan desde hace 33 años. Si el gobierno hubiese tenido un a política judicial hoy las causas hubiesen terminado todas. Llevamos seis años y todavía estamos juzgando de uno…de a dos. El gobierno que no hizo una planificación judicial para organizar esta causas.

 

Un comentario breve sobre…Cristina Kirchner
(Silencio) No le llega ni a los talones a Néstor Kirchner

 

Raúl Alfonsín.

No es el padre de la democracia

 

Luis Zamora
Es uno de los políticos argentinos que siguen viendo la política como una cuestión de principios y no con el poder. Me parece que algún día se le va a reconocer. Le toco vivir una etapa extraña de la política argentina; admirado en el 2001 por un valor que deberían tener todos los políticos…consecuencia y honestidad.

 

La última quien es Pablo Llanto.
Alguien que en un momento de su vida descubrió demasiados tarde valores que si los hubiera descubierto antes, seguramente se sentiría mas tranquilo. Tengo mucha culpa por esa etapa de mi vida en que no hice nada. Mucho de las cosas que yo hago tiene que ver con eso intento remediar lo que no hice. Me hubiese gustado mucho militar de mas joven. Quiero de alguna manera compensar si se pudiera algo de todo este tiempo perdido.

Entrevistado por Magdalena Ruiz Guiñazú en Radio Continental

Con motivo de la detención del ex Comisario Luis Abelardo Patti. La trascripción de parte del diálogo fue publicada en el blog del colega Alejandro Wall.

La Noble ErnestinaPablo Llonto: …Patti me parece uno de los últimos símbolos de la impunidad en la Argentina que todavía estaba sin detener, creo que él y la señora Ernestina de Noble, la dueña del grupo “Clarín” que tiene dos hijos que se sospecha que son…

Ruiz Guiñazú: …Pero no tiene nada que ver una cosa con la otra…

P.L.: Sí que tienen que ver, Magdalena, porque los casos símbolos de la impunidad en la Argentina son los que ha protegido el poder. A Patti lo protegió el poder y a la señora de Noble la protege el poder también e importantes sectores de la prensa que no tienen la valentía y el coraje de denunciar a esta señora que tiene dos hijos; yo también llevo la causa de ella y estamos investigando quiénes son Marcela Noble y Felipe Noble.

R.G.: ¿Por qué no se da a conocer justamente quiénes son si usted tiene las pruebas?

P.L.: Precisamente porque la Justicia y gran parte del periodismo se niega.

R.G.: No, mire, si ha habido gente que se ha jugado y si ha habido gente que ha levantado su voz cuando todo el mundo se quedaba callado, han sido miembros del periodismo.

P.L.: Muy poca gente.

R.G.: Bueno, muy poca pero valiosa y fíjese que también si vamos a eso, hay muy poca gente que se anima y que se animó en su momento a dar testimonio. Pero no involucremos así a la ligera a todo un gremio como es el nuestro, yo personalmente no se lo admito…

P.L.: Magdalena, yo soy parte también del gremio.

R.G.: No, no sabía, no sabía doctor que usted era periodista. ¿En qué medio está trabajando?
P.L.: Escribo para “Caras y Caretas”, escribo para la revista “Selecciones” y he trabajado muchísimos años en el diario “Clarín”, y conocemos todos desde adentro quiénes fueron los periodistas que tuvieron valentía, que fueron pocos y quiénes fueron la mayoría de los cobardes que en la época de la dictadura no fueron capaces de contar lo que estaba pasando. Todos lo sabemos, pero yo no hablo de los periodistas.

R.G.: ¿Sabe una cosa? Me parece que hay que tener un mínimo de respeto por el miedo ajeno, yo personalmente tengo un gran respeto por el miedo ajeno y por el propio, así que sabe qué, si tiene denuncias para hacer, doctor Llonto, hágalas en la Justicia, donde corresponde, pero no se dedique a ensuciar un gremio al que usted dice pertenecer; la verdad es que yo a usted no lo conozco.

P.L.: Magdalena, lo que usted no puede hacer es mentir y no decir que hubo periodistas que en la época de la dictadura no fueron capaces de investigar lo que pasaba en la ESMA.

R.G.: Yo lo llamé, doctor Llonto, para hablar del caso Muñiz Barreto y para hablar justamente de los secuestros que se le imputan a Patti y usted me sale con una imputación al periodismo en general. Además dé nombres si se anima, vamos, me revienta eso de salir a acusar sintiéndose el dueño de la verdad. También me acuerdo de una presunta guerrillera a la que hicieron aparecer en una revista como si estuviera arrepentida, todas esas cosas infames las recuerdo, pero yo como creo en la Justicia no me siento juez de nadie ¿se da cuenta?

P.L.: Pero Magdalena, estamos iniciando una causa por el caso de Telma Jara de Cabezas, ¿usted recuerda ese caso?

R.G: ¿Sabe qué? Como integrante de la Comisión Nacional por la Desaparición de Personas no voy a empezar a citarle nombres. También a Norma Arrostito la daban por muerta en un enfrentamiento y la habían matado en la ESMA. Son cosas muy conocidas, doctor, me llama la atención que recién usted las descubre.

P.L.: Magdalena, al revés, soy el abogado de la familia Arrostito, acá cometiste un error.

R.G.: No, no me tutee porque yo a usted no lo conozco.

P.L.: Soy el abogado de la familia Arrostito desde hace casi tres décadas.

R.G.: Llonto, ¿tiene algo más que agregar sobre el caso Patti?

P.L.: No, no entiendo por qué se enoja por hechos que son reales.

R.G.: No me gusta la gente que se siente juez y que puede juzgar a todo el mundo como si fuera el dueño de la verdad. Doctor Llonto, ¿tiene algo más que agregar?

P.L.: No, no Magdalena gracias.

* Director Alerta Militante

Post Views: 45
Compartir!

Comentarios

Comentarios