"LA GENTE ME PARA EN LA CALLE Y ME PIDE QUE VUELVA PERO YO JAMÁS ME FUI, LOS MEDIOS DEJARON DE LLAMARME"

Compartir!

Luis Zamora Candidato a Diputado Nacional por la Ciudad de Buenos Aires
Luis Zamora Candidato a Diputado Nacional por la Ciudad de Buenos Aires

¿En que anda Zamora y que fue de la vida de su partido político Autodeterminación y Libertad?
En este momento, como anunciamos hace algunas horas, interviniendo en la campaña electoral y en la presentación de las listas para el 28 de junio. Así es que encabezare la lista de diputados nacionales y combinándolo con las actividades de la militancia cotidiana, trabajo y demás. Pero ahora estamos volcados a seguir construyendo ese grupo desde Autodeterminación y Libertad. Por supuesto que estamos muy preocupados.

 

Me imagino por que, pero me gustaría que nos comente ¿por qué esta preocupado?
Preocupado por el marco en el que se da esta discusión y este llamado a elecciones, en un marco de crisis mundial con un capitalismo que colapsa en una crisis sin parangón, sin antecedentes. No viví la crisis de 1930 pero, posiblemente, todo indica que esta crisis será más profunda y sistémica del propio capitalismo en el que desnudará su barbarie como no se ha conocido antes. Después la discusión de cómo la crisis ingresa en nuestro país y en la región y como el modelo económico de los Kirchner esta agotado y se empalma con la crisis mundial. El panorama es muy sombrío y por eso, como es mas necesario que nunca, nos sentimos convocados a intervenir en el debate político electoral”.

 

¿Y cuáles son sus expectativas?

Si el pueblo argentino se involucra podremos enfrentar estas crisis y empezar a construir y dibujar un proyecto de país que le ponga el pecho a la crisis mundial. En lo particular, y en lo grupal, está muy vinculado a eso. Tenemos muchas expectativas de que distintos sectores populares que están buscando caminos distintos a los ya recorridos, los expandan y se articulen y trabajar junto a ellos para enfrentar a esta crisis política, de partidos y dirigencial y de instituciones que se descomponen acentuadamente. A veces se habla mucho en estos días de las candidaturas “testimoniales” que han hecho los Kirchner que representa un paso más, otro, más profundo, para acrecentar la brecha entre los partidos y la población y, que los políticos apelan a cualquier mecanismo para ser votados.

 

¿Y qué pasó entre usted y la gente? Recordemos que usted hace algunos años llegó a ser seriamente candidato a presidente y sacó más del 12% en una elección a jefe de gobierno en medio del “que se vayan todos.
Hubo un movimiento muy potente en el 2001 que terminó con el gobierno de De la Rúa y que potenció a la sociedad que empezó a cuestionar a todos y a todo. Se escuchaba por todos lados el “que se vayan todos” y ese movimiento llegó un momento en que pasó de la potencia a la impotencia y como pueblo no supimos construir una alternativa a esa dirigencia política que se negaba a irse y que trataba de maniobrar, pero de algo muy fuerte y que quedó en la mente de todos nosotros porque somos capaces de ejercer la democracia como sinónimo del gobierno del pueblo. Así le pasó a De la Rúa que la gente votó y no entendió, entonces a los dos meses, luego del voto castigo, la gente le expresó su opinión que si no cambiaba él, bueno, se tenía que ir. Eso todos lo recordamos pero después vino la tarea más difícil que no es echar a un gobernante sino democratizar a todas las instituciones y lograr que esta corporación política que viene desde el ´83, votada por el pueblo y que estafa al pueblo, sean dirigidos, no dirigentes, gente que la mandemos. Eso son procesos de año pero creo que todo eso está vivo. Luego vino una cierta mejora económica, a caballo de los precios internacionales que subieron como consecuencia de la brutal devaluación, empezó a mejorar el empleo y se reactivó la economía, así hubo una expectativa con los Kirchner. Eso ya se agotó porque la pobreza crece, hay suspensiones de empleados, el empleo está en riesgo y se retoma la lección que quedó inconclusa del 2001. Se dieron varias materias por aprobadas pero no se aprobó todavía la licenciatura.

 

¿Qué opina de la izquierda argentina si es que existe como tal?

Sí, existe. Y es abnegada, pone mucho de si pero no está a la altura de los desvaríos enormes que tenemos. A veces se nos interpone porque no buscamos la unidad, pero porque no nos parece que ese sea el problema. Yo me siento muy orgulloso por el paso por el MAS pero hay que hacer una autocrítica por el dogmatismo de la izquierda. También habría que ver ¿qué es ser de izquierda? Mucha gente dice que Kirchner es de izquierda y le pago 30 mil millones de pesos en un día al Fondo Monetario. La izquierda en sí, la más tradicional y lo digo con respeto porque no le paga nadie por hacer lo que hace, pero ser de izquierda no asegura no cometer errores y no deberían creer que tienen un dogma sino que el pueblo es el que guía. En ese sentido, a la izquierda le cuesta mucho ponerse en maestro o en pastor que guía al rebaño.

 

¿Qué opina de Julio Cobos?

Hace un año y medio hizo campaña con Cristina Fernández. Después de cinco años de proyecto de los Kirchner se sumó. ¡No es alguien que puede decir que no los conoció a los Kirchner! Todos los demás sabemos y sabíamos como eran. En todo caso, podría decir: ¡Qué grande son los Kirchner! Ahora sí, eso sería respetable porque después de cinco años, se sume, llega a vicepresidente y diga que después de tantos años se da cuenta de algo… Es como Carrió que despotricó y repudió al radicalismo, se alejó, llamó a la gente a alejarse de ese partido, y ahora vuelve. Es como Felipe Solá.

 

¿Y Alfredo De Angeli?

No me siento en un lugar de poder en el que pueda estar valorando a todas las personas. Puedo opinar sobre proyectos o algunos dirigentes políticos. Pero no puedo ser como un tribunal que dice que este es bueno o este es malo. Pero lo que sí creo es que la sociedad argentina ha hecho un análisis de lo que es la corporación política y, a veces, le da unas ganas de agarrar una escoba, una escoba limpia, nueva, que son las que barren bien, y esa es la tarea que tenemos por delante. Mientras tanto, la corporación trata de verse distinta, se pone una corbata para disimular su mismo ropaje, pero me parece que ya los vamos conociendo

¿Y cuándo observa lo que sucede afuera? Ejemplo: que en Estados Unidos llegue al poder un presidente de color, ¿qué piensa?
Un intelectual y lingüística como Noam Chomsky dijo, cuando era candidato Obama, que no tendría muchas expectativas en Obama porque es un demócrata, de los tantos que hemos conocido, nada más que se quedó dos horas de más bajo el sol. Me pareció profundo. Así que como un Macri muestra a un pibe joven como si fuera una renovación, o ponen mujeres para mostrar que se renueva –pero también hay mujeres que repiten lo que dicen los hombres y también hay mujeres menemistas-. Creo que el mismo Paul Krugman, el economista liberal, dice que Obama le quedan pocos cartuchos y se le va a terminar si insiste con la vieja receta de con la plata de todos nosotros, seguir salvando empresarios y banqueros que son los responsables de la crisis mundial”.

 

¿A qué atribuye que no aparezca en los medios como antes?

Mire, en la calle la gente me dice: “¡Vuelva, vuelva! ¿Dónde está?” Mire yo sigo viajando en colectivo, me ve la gente y les digo que yo nunca me fui, los que me han dejado son los medios que no me invitan más.

 
* Redacción Alerta Militante

Conductor del Programa “Ahora es Nuestra la Ciudad” (Am La Marea 1420)

Post Views: 32
Compartir!

Comentarios

Comentarios