"NOSOTROS LOS JÓVENES"

Compartir!

JovenesLa encuesta de 600 casos se realizó con  jóvenes entre 15 y 29 años residentes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La categoría juventud puede ser muy diversa de acuerdo con el enfoque teórico o el criterio empírico que se elija. Los técnicos del observatorio optaron por considerar la juventud el rango etario, 15-29 años. El relevamiento permite reconocer algunos de las problemáticas más importantes de los jóvenes residentes en sitios urbanos, en general, pero, en particular, los porteños.

La primera “encuesta joven de la ciudad” arrojó resultados previsibles en algunos ítems y no tanto en otros. El mundo gira sobre ejes que imponen las TICs (Tecnologías de la informática y la comunicación) y los jóvenes representan uno de los segmentos más activos de la Sociedad de la Información. Entre los más pudientes se acostumbra consumir más de la mitad de su tiempo activo en su propia habitación rodeado de computadoras, celulares y todo tipo de dispositivos informáticos. Los menos favorecidos económicamente hacen lo propio pero, esta vez, en los “Cybers”. Internet, sin dudas, es la principal fuente de información: – El 49% de los jóvenes se informa sobre salidas, espectáculos, eventos o recitales por medio de esta vía de comunicación e información. El 35% de los mismos lo hace sobre lo que sucede en el mundo, el país y su ciudad, mientras que, un 53% de jóvenes desocupados intenta hallar trabajo por este medio.

En promedio, el total de los jóvenes disponen de 32 horas semanales para su ocio y diversión: más de 4 horas y media por día. Los datos revelan también que ocupan su tiempo libre fundamentalmente para reunirse con amigos (52%), escuchar música (35%), ver TV (32%), hacer deportes (30%), ir a bailar o a fiestas (28%), concurrir al cine (27%), leer (25%) e ir a conciertos o recitales (23%). Estos resultados revelan que los consumos culturales son centrales para los jóvenes. Si se considera el hecho de que la reunión con los amigos es en casas (70%), queda claro también que la mayoría del tiempo se pasa en ámbitos domésticos, generándose lo que algunos sociólogos denominan la “cultura de la habitación”. 

Una alta proporción de jóvenes permanece en los hogares con su familia de origen mucho más de lo que quisieran. Los resultados muestran que las nuevas generaciones postergan cada vez más su salida del hogar de origen para conformar un proyecto de vida familiar y/o un hogar autónomo. El 36% de los jóvenes de entre 25 y 29 años vive aún en el hogar familiar.

La gran mayoría de los jóvenes son solteros, aunque el 86% declara tener pareja estable.

El porcentaje de mujeres solteras es menor con relación a los hombres; una de las causas sería la tendencia a juntarse o casarse con hombres de edad mayor que ellas. Si bien la llegada de hijos es un hecho trascendental en la transición hacia la adultez, solo uno de cada cinco jóvenes tiene hijos, siendo la edad promedio de la paternidad los 20 años. En cuanto a la maternidad adolescente, casi 1 de cada 10 adolescentes de 15 a 19 años es madre. En términos del número de hijos y considerando sólo a quienes los han tenido, el promedio es de 1,49 hijos, con un mínimo y un máximo de 1 a 4. Cuando se les preguntó acerca de si el primer hijo fue buscado o no, casi la mitad de los jóvenes (49%) declara que no.

Los datos indican que en la Ciudad de Buenos Aires hay una relación adecuada y positiva en términos genéricos entre jóvenes y educación. El 56% del total de los jóvenes asiste actualmente a algún establecimiento educativo, el 93% de los jóvenes de 15 a 19 años terminó la primaria, el 76% de los jóvenes de 20 a 24 años terminó la secundaria, el 11% de los jóvenes de 25 a 29 años concluyó sus estudios universitarios. La calidad de educación recibida por lo jóvenes no fue mensurada en el trabajo, pero los conflictos con los gremios docentes por los bajos salarios, las interminables denuncias de abandono de obras de infraestructura en las escuelas públicas, permiten inferir que no es la mejor. De todas maneras debe mencionarse que es alto el porcentaje de jóvenes que han completado la educación superior, una característica que distingue a la Ciudad. El trabaja destaca igualmente que “se observan brechas de logros por corte geográfico, donde los jóvenes de zona sur tienen inferior nivel educativo respecto de los jóvenes residentes en las zonas centro y norte”.

En nuestra Ciudad, el nivel de ocupación de los jóvenes es del 62% pero caracterizada por empleos de baja calidad y con alta rotación. La edad promedio de los jóvenes que ingresan al mercado de trabajo es de 16 años. La informalidad se refleja en que el 79% no reciben aguinaldo, el 83% no tienen descuento jubilatorios y el 81% no acceden a planes de cobertura de salud. Si bien los jóvenes son el segmento más sano de la población, pues registran el menor número de enfermedades, la mayoría no realizan prácticas saludables con frecuencia, hacen poca actividad física y se inician en el consumo de sustancias –alcohol (65%) y tabaco (72%)- a edades tempranas. En relación a las adicciones, cabe mencionar que el promedio de iniciación en el consumo de marihuana y cocaína es de 17 años y el promedio de iniciación en el consumo de alcohol y de tabaco es de 15 años. El alcohol, el tabaco, la marihuana y la cocaína son las sustancias más consumidas entre los jóvenes de nuestra Ciudad. Otro hecho que se destaca y puede ser preocupante es la baja incidencia de realización de test de HIV: sólo la mitad de los jóvenes se ha hecho controles alguna vez. El 84% de los jóvenes comienzan su vida sexual entre los 13 y los 18 años de edad y hacen un uso extendido de métodos anticonceptivos (84%), especialmente el preservativo masculino (81%).

La participación social y el ejercicio de la ciudadanía no despiertan pasiones en nuestra juventud ya que solo un 14% participa actualmente en alguna organización social, agrupación o grupo social. La razones más aludidas por los jóvenes son la falta de tiempo (34%), el desconocimiento (26%) y la falta de interés (25%). Sin embargo, no todo está perdido cuando se los indagó sobre la eventual participación en una tarea voluntaria el 73% declaró que lo haría, si tuviera el tiempo suficiente. En relación con la política los jóvenes sorprenden, ya que casi la mitad declara que se siente muy interesado o interesado en relación a la política, aunque demuestran una baja identificación política y una preocupante tasa de confianza en las instituciones, especialmente en las que se reconocen como específicamente partidarias.

Con estos datos aportados por el observatorio dependiente de la Dirección de la Unidad de Coordinación de políticas de Juventud, el Gobierno porteño cuenta con estadísticas sobre las distintas temáticas del mundo juvenil que colaboran con el desarrollo de correctas políticas públicas destinadas a los jóvenes.

Compartir!

Comentarios

Comentarios