UN PASO ADELANTE… DOS PARA ATRÁS…

Compartir!

Y UN DÍA VOLVIERON LOS ADOQUINES…

Adoquinados en la Ciudad de Buenos Aires.

Para el macrismo el complejo entramado burocrático-administrativo del estado de la ciudad no es problema; de hecho la aprobación de licitaciones para obra pública se logró en tiempos récord. Pero inexplicablemente los funcionarios responsables del plan de “modernización del casco histórico”, olvidaron que para llevar a cabo tamañas obras se requiere la una ley con sus correspondientes discusiones en la Legislatura porteña.

Asociaciones y vecinos de San Telmo solicitaron la suspensión inmediata del PPP sobre la calle Defensa hasta que “sean respondidas las inquietudes de la comunidad”. Finalmente el juez en lo contencioso administrativo, Osvaldo Othegui en un dictamen sobre la cuestión instruyó al gobierno de la ciudad que “suspenda el trámite de los procedimientos de selección de contratistas para realizar obras de mejoramiento en la Calle Defensa entre Hipólito Yrigoyen y la Plaza Dorrego”. De esta manera la justicia respondió con una medida cautelar a los llamados que vienen llevando a cabo los vecinos organizados y comerciantes en conjunto con la ONG “Basta de Demoler”, quienes entienden que un PPP desvirtúa la esencia del barrio.

Pero no sólo vecinos residentes se pronunciaron en contra de la estas inactivas. En una nota de opinión publicada en el diario La Nación (sábado 4 de octubre de 2008) el prestigioso historiador Felix Luna denunció que los porteños “estamos asistiendo inertes a una voraz e irracional destrucción de nuestra ciudad. Algunas edificaciones valiosas en barrios tradicionales están demoliéndose y se propone una supuesta modernización de ciertos barrios, como San Telmo”. El Director de Todo es Historia afirmó en el mismo escrito que si bien se puede “embellecer la ciudad, pero no quitando aquello que la identifica; podemos mejorar el tránsito a peatones, pero mediante elementos removibles que no alteren la esencia del lugar. Quitar los adoquines, destruir los cordones y las luminarias una vez más resulta irrecuperable”.

El intento infructuoso e inconsulto de trasmutar compulsivamente la fisonomía socio-cultural de un barrio, se chocó de bruces con la realidad que le impuso la normativa vigente y la pelea denodada de vecinos y organizaciones de la sociedad civil que bien defiende el patrimonio de la ciudad.

 

OTRO DÍA SE FUERON LOS PARQUÍMETROS

Parquimetros en la ciudad de Buenos Aires

En los barrios del casco histórico como San Telmo y Montserrat predominan las actividades relacionadas con el turismo, al mismo tiempo que se incrementa el parque automotor y la ampliación hacia el macrocentro de todo tipo de comercios y oferta de servicios.

Alerta Militante conversó con dos encargados de playas de estacionamiento de San Telmo, que confirmaron la imposibilidad de conseguir lugar en cocheras del barrio para estacionar. Hasta la semana pasada quien no tenía dinero suficiente para el alquilar un lugar en cochera, podía optar por dejar el su automóvil en la calle. La imprevisión de la gestión obligó a vecinos históricos de los barrios afectados por los parquímetros tengan que caminar 10 cuadras diarias hasta encontrar un sitio para estacionar el auto. Las decisiones de políticas públicas contradictorias entre el gobierno municipal y nacional llegan a situaciones de verdaderas esquizofrenias. Por un lado se promocionan la venta de automóviles 0 km, por el otro no se ponen de acuerdo en estrategias metropolitanas para bien encauzar el problema del tránsito. Para el colmo se exige el pago de estacionamientos medidos cuando no se consiguen monedas en ningún banco de la ciudad. 

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires decidió entonces “no prorrogar la disposición de la Subsecretaría de Tránsito porteña, que permitiera la relocalización de 1500 medidores” De ese modo una vez cumplidos los 90 días de plazo pautados como “modo experimental” se dieron por finalizados los contratos con las empresas STO y SEC que explotan el estacionamiento medido en las calles, que dicho sea de paso tienen vencidos las concesiones hace por lo menos diez años. Una vez más el ejecutivo prefirió suspender una iniciativa ante la resistencia organizada de vecinos. En este caso a las campañas desde redes sociales hasta la conformación de la “Asamblea de Vecinos No al parquímetro para residentes”, además el Jefe de Gobierno Mauricio Macri debió soportar un "bocinazo" frente a su propia casa.

Al cierre de esta edición la “Agrupación Vecinos Malditos Parquímetros (AVMP)” presentó en la mesa de entradas del Gobierno porteño un petitorio “para que las autoridades porteñas anulen todas las boletas emitidas por mal estacionamiento, y que se le devuelva el dinero a quienes pagaron infracciones, tras la decisión oficial de retirarlos de los cuatro barrios donde habían sido instalados”. Sandra Vellido titular de la AVMP realizó declaraciones a la prensa minutos después de la presentación en donde aseguró que "el Gobierno porteño reconoció haber cometido un error, incluso habían instalado parquímetros delante de un hospital. El próximo paso es que anulen las infracciones y devuelvan el dinero".

El microcentro colapsa y se conduce indómito hacia los barrios aledaños. En la región metropolitana acuden todos los días a los respectivos empleos, de miles personas que concentran parte de su actividad diaria (estacionar, almorzar, recrearse) en esta zona. Este es el caso que nos ocupa. Pero también es necesario recordar que es el Estado de la Ciudad (Poder Ejecutivo, Legislativo, Judicial) debería controlar, regular y accionar equilibradamente, para evitar el libre juego del mercado por naturaleza voraz y maximizador de riquezas.

De no mediar las instituciones políticas del estado, el Casco Histórico desaparecerá irremediablemente, junto con sus viejos moradores expulsados, producto del disciplinamiento económico.

AHORA EL TURNO DE LAS LUMINARIAS

Luminarias en San Telmo

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires colocó farolas de estilo contemporáneos que evidentemente no respetan el estilo arquitectónico-histórico del barrio de San Telmo. Sin embargo las principales quejas de los vecinos se deben a que las de iluminación son muy largas alcanzan balcones de casas y edificios y por lo tanto podrían ser utilizadas por delincuentes.

Además de no contemplar siquiera estéticamente la realidad histórica cultural del barrio, las columnas de estas “modernas” farolas se transforman en una especie de escalera para que delincuentes puedan ingresar a balcones de casas y edificios motivo por el cual un grupo de vecinos presentará una queja formal a gobierno porteño.

Por otra parte según una nota publicada en Página 12, el Jefe de Gobierno de la ciudad firmó un decreto, el 1508, para restaurar fachadas de Defensa e inmediatamente llamaron a licitación entre “diez empresas convocadas” pero aún no se difundió la lista de edificios a restaurar, ni el pliego, ni el presupuesto. La misma crónica asegura que “ni siquiera publicaron el decreto en el Boletín Oficial, y por lo tanto no tiene la menor validez”.

Alerta Militante aún no ha conseguido el texto del mencionado decreto, y como desde comienzo de la gestión macrista no fueron atendidos nuestro reclamos de información alguna por parte de la Subsecretaría de Atención Ciudadana, dependiente de la Jefatura de Gabinete de Ministros de la Ciudad

 

ESCUCHAR AL SOBERANO

El Proyecto de ley Prioridad Peatón en sus fundamentos confirma la contradicción de lo enunciado con la acción concreta cuando expresa que “la adecuación de las aceras requiere, no sólo el reordenamiento de la circulación sino también actuar, con el consenso de los principales actores de la sociedad, sobre la normativa existente del espacio público con el objeto de minimizar el uso del mismo en actividades comerciales que no siendo esenciales, producen perturbación a la circulación o a otras actividades que deben protegerse” Una vez más tuvieron que retroceder por sobre una decisión y agotados y cansinos, la comuna ofertó a fines del año pasado una instancia “participativa abierta” sin carácter vinculante, para la discusión y búsquedas de consensos con los vecinos; principales damnificados por las alteraciones urbanísticas del Casco Histórico. La soberbia inicial dejó lugar a iniciativas mas contemplativas para con la opinión de los vecinos, y de esta manera Daniel Chain, Ministro de Desarrollo Urbano, y el Subsecretario de Planeamiento, Héctor Lostri, se comprometieron a restaurar el adoquinado.

La peatonalización y deterioro, en cuanto patrimonio histórico de un puñado de calles porteñas, de ninguna manera solucionarán el problema de fondo como lo es el caos vehicular que colapsa diariamente la ciudad de Buenos Aires. Es ostensible la vacancia de políticas integrales que cuanto menos recuperen el sano diálogo entre los distritos porteño, bonaerense y Nacional. La extensión de los subtes porteños, la exigencia para que los trenes y colectivos garanticen condiciones de usabilidad e inversión de grandes sitios de aparcamiento son parte de un mismo todo.

 

* Director Alerta Militante

 

Post Views: 76
Compartir!

Comentarios

Comentarios