UN POCO DE HISTORIA…

ENTRE LA SUPUESTA ÉTICA Y EL CONDICIONANTE ECONÓMICO

A las 11 de la mañana del 25 de junio de 1806 un puñado de soldados ingleses (25) desembarcaron en Quilmes y en pocas horas ocuparon Buenos Aires.

Buenos Aires sería por 46 días una colonia inglesa. Santiago Liniers obligó a Beresford (Jefe militar de los invasores) a rendirse el 12 de Agosto de 1806. Ante la ausencia del huidizo Virrey Sobremonte, se realizó un Cabildo Abierto otorgándole ó a Liniers el mando militar de la ciudad. Tal como se preveía, en junio de 1807, una nueva expedición inglesa, esta vez de doce mil hombres, trató de apoderarse de Buenos Aires. Tras vencer las primeras resistencias, los Británicos avanzaron sobre la ciudad.

La capital ya no estaba indefensa. Liniers, y Alzaga habían alistado 8.600 hombres y organizado a los vecinos. Cuando los ingleses pensaban que volverían a desfilar por las estrechas calles, desde los balcones y terrazas fueron recibidos a tiros, pedradas, torrentes de agua hirviendo. Entre sorprendidos y chamuscados los ingleses optaron por rendirse.

 

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *