"NO FUE FÁCIL TENER QUE DIRIGIR UN PARTIDO DONDE SE ENCONTRABA SAN TELMO."

Compartir!

Entrevista a Humberto Dellacasa hijo

“NO FUE FÁCIL TENER QUE DIRIGIR UN PARTIDO DONDE SE ENCONTRABA SAN TELMO.” (Foto AM)
 

¿Usted fue vecino del barrio de San Telmo?
Nací en Parque Patricios y llegué a San Telmo a los doce años con mi familia y viví allí hasta los 21 donde cometí uno de los “mayores errores de la vida” que fue casarme (risas) Pero igualmente no me fui tan lejos del barrio ya que me mude cerca.

¿Qué recuerdos tiene de aquella época?
Fui al secundario al Colegio Pueyrredon (N.R Chacabuco 922) y ahí donde conocí mucha gente que luego iba a estar ligada con el club San Telmo. Aparte tuve grandes conocidos que hicieron que tenga un lindo sentimiento por la institución. Es mas, en un momento de mi vida lo iba a ver a la Isla Maciel que por supuesto no era lo que es ahora. Llegue a ir a verlo cuando estuvo en primera.

¿Jugó al fútbol antes de dedicarse a la carrera arbitral?
Fui jugador de fútbol, de esos números cinco que corren y marcan, sin mucha técnica e hice las inferiores en Boca, en Excursionistas, pero nunca llegue a primera. Trataba de mirar mucho a grandes jugadores de ese momento y luego a otros que hacían lo que a mí me gustaba, eso del roce, sacrificio y también poder distribuir. Me gustaba mucho Rattin, “el Chapa” Suñe, mas acá me gustaban también Blas Giunta y “Chicho” Serna. Hay que saber apreciar a estos tipos de jugadores por que a pesar de no tener una gran técnica, fueron grandes ídolos en los clubes que jugaron y todavía hoy son recordados.

¿Cómo llega a ser árbitro de fútbol?
Desde siempre admire a mi padre (Humberto Dellacasa), por que era un hombre admirado y respetado dentro del ambiente. De tal manera que me incline por la carrera de arbitro de fútbol un poco como para seguir los pasos de mi padre. Y como todo arbitro que comienza a dirigir, lo hacer por las categorías menores del fútbol argentino, primero en la “D”, luego la “C”, la “B”…Hasta que dirige a San Telmo…

Bueno, ahí fue un momento en los que tuve que plantearme varias cosas, como tener que respetar los principios por los cuales me había hecho arbitro. No fue fácil tener que dirigir un partido donde se encontraba San Telmo, pero tenia que hacer el esfuerzo para ser lo mas objetivo posible para el bien de mi carrera.

¿Que recuerdos tiene de esos partidos dirigiendo al Candombero?
Nunca tuve inconvenientes de ningún tipo, es más, mira como era la situación en esa época que cuando fui a la Isla Maciel a dirigir, me fui con mi auto y lo estacione a una cuadra y media de la cancha y hasta lo deje con el stereo puesto y nunca le paso nada. Eso da cuenta del momento que se vivía donde creo que eso hoy en día no sería posible.

Algún partido en particular…
Una vez tuve que dirigir un San Telmo-Dock Sud y en ese momento trabajaba en una empresa en la semana, donde había unos cuantos hinchas del Docke que me decían que haga las cosas bien y que les dé una mano. Del otro lado estaba mi familia que todavía vivía en San Telmo y cada vez que mi madre iba hacer una compra, escucha como los comerciantes le pedían que por favor haga fuerza por San Telmo. Fue una semana difícil por lo que significa ese partido en particular, pero finalmente el partido fue mucho menos complicado que la semana previa.

Cuando un jugador de fútbol se retira, dicen que algunos sienten un vacío muy grande. ¿A los árbitros les pasa lo mismo?
En mi caso, me retiré cinco años antes de lo que me correspondía. Fueron problemas familiares lo que generaron mi alejamiento ya que atravesé una separación y no estaba “preparado” como para seguir dirigiendo. A veces que un hombre tiene que tener objetivos en la vida para seguir adelante y en ese momento creía que no los tenía y por eso deje. Pero también pienso y sostengo que “el hombre aprende de los errores” y justamente aprendí de ese error de haberme retirado antes de lo debido, tendría que haber seguido y sobreponerme al momento familiar que atravesaba.

¿Cómo supero esa deuda que le dejó el retiro?
No fue fácil por que uno no se da cuenta en el momento del error, eso lleva años para comprender el traspié  que ha cometido. Pero afortunadamente logre hacer otras actividades fuera del referato. Un día lo habían invitado a mi padre al Círculo de Periodistas Deportivos para dar una charla sobre la profesión, a la cual asistí y fue allí donde luego encontré una forma de seguir ligado al fútbol. Hoy doy clases de Reglamento de Fútbol y hago docencia para intentar que los periodistas egresados salgan con una base concisa de lo que tiene que comunicar. Y también tengo un programa de radio en AM 1010.

¿De qué manera llega la radio a su vida?
En realidad llego de casualidad, aunque siempre me gusto la radio. Fui como invitado al programa de Carlos Bilardo para hacer hablar de la labor del arbitro y la ética entre otras cosas y luego del programa me di cuenta que la radio era lo mío. Desde aquel momento nunca más deje la radio. Pase por varios proyectos con distintas personas pero es la radio lo que me realmente me gusta. 

¿Extraña algo de su pasado?
Siempre se extraña algo, es imposible no extrañar, pero lo importante es poder seguir hacia delante. Extraño mucho a Parque Patricios por ahí nací y siempre tengo presentes los perfumes de Barracas y San Telmo que también los quiero mucho No quiero decir que hay que olvidar el pasado, fijate que el tango es de otra época pero todavía se mantiene vigente y se escucha el tango mucho mas que el folklore en todo el mundo. Por suerte el tango representa a la Argentina y el lugar donde se escucha el tango por excelencia no es otro que San Telmo.

 

MATEN AL REFERÍ

El Nacional B fue testigo, en la temporada 1990/91, de un lamentable desempeño de Atlanta, que había ingresado a la categoría ese mismo año. A sus problemas futbolísticos, el Bohemio le sumó un escándalo en un partido ante Cipolletti de Río Negro. Estando abajo en el resultado (2 a 0 y de local), el vicepresidente de la institución, Bernardo Kravestck, hablo por los altoparlantes del estadio: «maten al referí».

¿Qué recuerda de aquel acontecimiento?

En realidad nunca escuche esa frase, recuerdo lo sucedido en aquel partido pero no la frase del vicepresidente. Luego del partido vino a increparme pero la policía no lo dejo que se me acerque y se lo llevo. Después le hice juicio al club Atlanta por 250.000 dólares y tenía toda la intención de seguir el juicio pero una charla que mantuve con Noray Nakis (Comité Ejecutivo de AFA) , en la cual me pidió que de marcha atrás, generó que no siga con ese juicio. Creo que si todo hubiera seguido su marcha, hoy podría ser el dueño de Atlanta.

Compartir!

Comentarios

Comentarios