"RELATIVIZAMOS A LOS QUE HABLAN MUCHO Y LUCHAN POCO"

En esos esporádicos encuentros y otros tantos desencuentros, el líder piquetero demostró que es alguien capaz de generar amores y odios pero que jamás pasar inadvertido. Nos es raro encontrarlo vociferando consignas por la Avenida de Mayo en contra del jefe de Gabinete, Alberto Fernández; o bien saludando al Monseñor Bergoglio arrodillado frente al altar de la Catedral. Castells parece más vulnerable que esa imagen que emiten los rayos catódicos cada vez que está en televisión. Mientras le explica a una jubilada los trámites que debe realizar para obtener un subsidio, el líder demuestra su humanismo, su pasión por aquellos que están fuera…inmensamente al margen del sistema. Un colectivero lo insulta, un taxista lo putea y un oficinista lo mira de arriba abajo odiándolo con el alma. Castells se mantiene impávido y camina por las calles céntricas gritando a quien quiera oír su verdad acerca de la otra Argentina.

¿Cómo surgió el Movimiento de Jubilados y Desocupados? ¿Cuál es su génesis?
“El movimiento surge a mediados de los 90´ en un contexto de las políticas neoliberales que aplicaba el entonces presidente Carlos Menem en la Argentina y que hoy continua bajo el presidente Kirchner. Así que en abril del 93´ se fundó el Movimiento de Jubilados y Desocupados”.

Alguna vez afirmo que “somos ateos políticos, no creemos demasiado en las palabras, creemos en los hechos concretos”. ¿En qué o en quién cree Raúl Castells?
“Creo en los que luchan, en los sectores populares, en los campesinos, en los trabajadores y es por eso que hoy, más que nunca, relativizamos a los que hablan mucho y luchan poco”

¿Qué es lo que más le da bronca? ¿Y lo que más le preocupa? “La indignidad. La gente que no tiene principios, que no tiene valores. El travestismo político. Eso es lo que nos parece lo más despreciable”.

¿Cómo se ve en 10 años? ¿Cuáles son sus objetivos? ¿Piensa que algún día será presidente?
“Nosotros no concebimos que con el tema de las elecciones modifiquemos algo. Creemos que es sólo una parte de una larga lucha que con los trabajadores y los luchadores sociales tenemos que hacer para alcanzar otro 17 de octubre u otro 20 de diciembre pues lo que queremos es un gobierno de los trabajadores en el marco de una Argentina socialista”.

Raul Castells
Raúl Castells en entrevista exclusiva para Alerta Militante

Quemaduras en todo su cuerpo, encarcelado por pedirle comida a McDonald, insultado, humillado, utilizado y a veces hasta ridiculizado por los grandes medios. ¿Alguna vez tuvo miedo?
“Montones de veces, hombre. Montones de veces pero, a pesar de todos esos miedos, nos tienen que reconocer que hemos tenido bastante entereza porque acá estamos y, mientras estoy charlando con usted haciendo esta nota, estoy acostado, tirado, haciendo una huelga de hambre frente al palacio de justicia en La Plata porque no nos dejan presentarnos a elecciones. ¡Quieren proscribirnos! Justamente por ello mañana haremos una movilización (se realizó al día siguiente, martes 25 de agosto, sin cobertura mediática y sin que ningún medio importante le diera más importancia que algún  ínfimo espacio en algún diario capitalino) para que nos permitan presentarnos a elecciones nacionales”. 

¿Cómo observa el panorama eleccionario de octubre?
“Nos parece que hay un hecho que no se puede negar y es el repudio popular al kirchnerismo que se va extendiendo a lo largo de las distintas provincias del país. Ni siquiera el control del aparato del kirchnerismo le permite desarrollar una instancia real de victoria en las distintas provincias. Luego, en medio de la diáspora que vivimos, luego del 20 de diciembre del 2001, de no haber podido construir y constituir una verdadera alternativa de poder de los trabajadores y el pueblo, es muy posible que el gobierno de Kirchner pueda continuar un mandato más. Tenga en cuenta que hasta Menem lo hizo en 1995 y ahora se puede llegar a repetir esa experiencia. Pero, algo también es cierto, aunque ganen el 28 de octubre, el kirchnerismo ya es un cadáver político y un sepulcro”.

¿Qué opina, justamente,  de los vaivenes ideológicos de la clase media, recordando el voto licuadora del ´95?
“Y que es un sector muy volátil. Los sectores medios son así. Por eso es que como en una época fueron los que apoyaban a la maravillosa juventud, en el ´76 fueron pro golpista. Así como en el ´83 fueron pro-radicales, en el ´90 pro-menemistas como luego creyeron en la Alianza. Etcétera, etcétera y hoy siguen siendo prokirchneristas aunque el espacio que encabeza el presidente en la conciencia de esta clase se reduce cada vez más, cada día que pasa pierde el kirchnerismo más apoyo de ese sector. Tarde o temprano, los sectores medios se darán cuenta que el kirchnerismo no sirve para nada y que hay que empujar a echarlos”.

La última ¿Qué opina de las citaciones judiciales a Elisa Carrió como referente de la oposición política al presidente?
“¡Repudio en absoluto la persecución que el gobierno le ha hecho a la Carrió como así también a cualquiera que sea perseguido por este gobierno! Es lo que le pasa a los 40 presos políticos, a los militantes de Quebracho, o como el encarcelamiento que sufre nuestro dirigente en Salta, Carlos “Tyson” Fernández, defendemos las libertades democráticas, los derechos humanos y denunciamos al kirchnerismo como el gobierno más represivo desde 1983 hasta la fecha”.

Verborrágico, desaforado, constante en su lucha, por momentos un Quijote luchando contra inmensos molinos de viento que intentan derribarlo. Un idealista auténtico que quizá nunca llegue a nada, entendido ese nada como el lugar en donde el imaginario social establecido e imperante, entiende como nada. Pero a ese lugar, en toda la historia contemporánea, solo han llegado los pragmáticos. Para los idealistas el destino es otra cosa y las utopías son, más que nada, mucho más que nada. 

* Redacción Alerta Militante

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *