"No se puede poner de rehenes a los chicos"

Compartir!

¿De que se habla cuando se hace referencia a las cooperadoras escolares? Se está hablando de las madres y padres de los alumnos que buscan complementar, apoyar y alivianar la tarea docente y por tanto a la función del Estado. Para que la tarea de la educación pública no se encuentre aislada, necesita de otras redes, de otras instituciones sociales, como la familia, para ser una actividad en conjunto y no solo una sumatoria de partes. Alerta Militante entrevistó a Analia Hers Presidente de la Asociación Cooperadora de la Escuela Rawson, a pasos de la Plaza Dorrego.

«Serán funciones esenciales de las Cooperadoras Escolares: Estrechar los vínculos de unión entre hogar y escuela; velar por el bienestar y la salud del escolar, para lo cual coordinará su acción con Sanidad Escolar y con otras instituciones de asistencia social. Colaborar y contribuir para la instalación y mantenimiento de los servicios asistenciales para escolares y servicios de alimentación para los alumnos necesitados. Procurar que las escuelas estén lo mejor dotadas que sea posible, llevando a las mismas todos aquellos elementos que puedan contribuir a su mayor eficacia». Estas, entre otras, son las funciones esenciales reglamentadas que deben cumplir las organizaciones denominadas cooperadoras¿Cómo se logra responder a la necesidad de los alumnos, de los docentes y de la institución pública cuando no hay recursos económicos para hacerlo?Para cumplir con esa función de ser apoyo, las cooperadoras recibían del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, subsidios con distintas finalidades. Eran aportes para el mantenimiento edilicio, material didáctico, transporte y equipamiento. Estos fondos estaban habilitados para que las cooperadoras, según sus criterios de necesidad, los administraran. Además, las asociaciones cooperadoras tienen la capacidad de generar sus fondos propios a través de la cuota social, lo que permite contar con ingresos económicos extras por cualquier eventualidad. Esta cuota es un mínimo aporte mensual que hacen los padres de los alumnos a la asociación.

En noviembre del año pasado, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires sancionó la «Ley de emergencia edilicia». Con esta medida las cooperadoras dejaron de recibir los subsidios necesarios para el mantenimiento y la realización de obras de carácter estructural en el establecimiento. A partir del momento en que la ley quedó establecida, es el Ejecutivo porteño quien debería responder ante los problemas edilicios de los colegios. La suspensión de dicha partida, según lo comunicado, se debe a que los fondos serían destinados a otros colegios con problemas mayores u en “situaciones alarmantes”. A contrapartida de esta quita, los directores de las escuelas recibirían un subsidio de $1.500 mensuales para los arreglos de menor envergadura. Es decir, esta delegación de un nuevo fondo sería una nueva actividad, sumada a las ya existentes, que deban realizar los directores. Si antes de noviembre de 2007 las cooperadoras recibían y administraban estos dineros, ahora ya no es posible. Es decir los padres, con representación en las cooperadoras, quedarían excluidas en los manejos y las decisiones sobre estos fondos. Tomar por ejemplo uno de los colegios públicos de la ciudad, es una muestra de la irresponsabilidad de las autoridades que no cumplen con la obligación de darle respuestas a quienes representa.

La Escuela Rawson, ubicada en Humberto Iº al 300, contiene una Asociación cooperadora que se ocupa de los temas que más preocupan a los padres de chicos en edad escolar. La presidenta y los cerca de 20 padres que con ella trabajan a la par, se encargaron de entregarles a los chicos un colegio en condiciones habitables para empezar el año lectivo 2008. Sin embargo a fines de abril se presentó un inconveniente que no está dentro de sus responsabilidades. A la Escuela Rawson le cortaron el suministro de gas. En parte y tal como lo explica la presidenta de la Asociación cooperadora, Analía Hers, se debe a que antes de iniciado el ciclo no se hicieron presentes en la escuela las autoridades de control para constatar las condiciones en las que se encontraban las instalaciones. La suspensión del servicio de gas, por inconvenientes en la instalación, tiene como consecuencia la imposibilidad de calefaccionar los espacios en los que al rededor de 300 alumnos pasan ocho horas diarias, ya que tienen doble turno. Y principalmente no tiene gas para la preparación de los desayunos y almuerzos Hoy los chicos de la escuela Rawson de San Telmo, se están alimentando a base de un sándwich frío y una fruta. Son alumnos de nivel inicial y primario. Son chicos en pleno desarrollo que necesitan de un plato caliente para andar su día. Esto no es nada nuevo, la alimentación y el bienestar de los chicos no responde a ninguna bandera política. Y los padres que conforman la cooperadora del establecimiento así lo entienden.

Al colegio asistente 300 alumnos de jardín y primaria y por la noche funciona el centro de idiomas Nº4, donde allí concurren 260 chicos en edad escolar de distintos establecimientos públicos y privados de la zona. Desde la escuela, a través de sus autoridades, se realizó la denuncia al organismo correspondiente, el día correspondiente, en el horario correspondiente. Quien debería responder por esta urgencia no se hace eco de la denuncia. No se ha hecho cargo de darles una solución a los alumnos, padres y docentes del colegio Rawson. El corte de gas no fue el único reclamo por el cual el colegio levantó su voz. Sino que también tienen otro problema edilicio que preocupa y mucho. En el comedor, donde los chicos reciben sus viandas, hay parte del techo que presenta serios riesgos de desprendimiento. Sin embargo nadie respondió, tampoco, a esta denuncia llevada a cabo en los primeros días de clases.

«La verdad que no me parece que si el gobierno está parado en que la administración de las escuelas es una función indelegable del Estado y por eso no quiere que se hagan cargo las cooperadoras, sí es indelegable significa que ellos se van a hacer cargo. En este momento me lo está delegando a mí. Y no hablo solamente del pago, es todo. Porque no vino nadie a preguntar ni a mirar. No saben lo que está pasando y no les interesa», dice Analía Hers. Además la presidenta de la cooperadora admite que si bien el fondo para mantenimiento no será entregado, por la ley ya aludida, los otros tres subsidios que corresponden a transporte, materiales didácticos y equipamiento hasta el día de la fecha no han sido depositados. Analía considera que esta situación que tiene que enfrentar la asociación cooperadora de la escuela Rawson, «es una buena oportunidad para reflexionar y ver en qué medida y con qué fuerzas podemos llegar a reclamar que se nos reintegren los subsidios. Que vuelva el sistema de depósito para el mantenimiento y que se haga el trabajo con responsabilidad y coherencia».

Hers, hace cinco años que forma parte de la asociación y desde el año pasado es la presidenta, considera que, tal vez, con aportes extras y donaciones al problema del suministro de gas le puedan dar una solución desde el mismo colegio. Es decir los padres estarían financiando una responsabilidad económica que no les corresponde, tal como lo explica Analía. Sin embargo teme que se necesiten recursos económicos, por otras eventualidades y con mayor urgencia, y la cooperadora de la escuela no cuenta con los fondos para respaldarlo. Analía demuestra una férrea defensa de la educación pública. Pero además en sus palabras hay una gran preocupación no solo por su hija, sino también por los otros 300 alumnos. Dice que: «no se puede poner de rehenes a los chicos cuando esto sucede (…) Hay muchas cosas que podrían estar mejor. Nunca se nos hubiese ocurrido que iban a tomar una medida para que las cosas estén peor. Con esta medida, la ley de emergencia edilicia, implementada de esta manera, la emergencia se va a agudizar, porque se están desconociendo los problemas de todos los colegios.»

Volviendo a una de las preguntas iniciales: ¿Cómo se logra responder a las necesidades de los alumnos, docentes y de la institución pública cuando no hay recursos económicos para hacerlo?

* Redacción Alerta Militante

Compartir!

Comentarios

Comentarios