PODER Y MEDIOS EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Pretenden tener un derecho absoluto, una única verdad cuando su visión del mundo es totalmente parcial”, suele profesar Cristina Fernández de Kirchner; primera mandataria y ex primera dama. Su marido, el ex presidente, inmediatamente que ocupó el sillón de Rivadavia, renovó la licencia del canal capitalino 13 por diez años más con el emporio Clarín. El “gran diario argentino” nació un 28 de agosto de 1945 de la mano de un mediocre político bonaerense, Roberto Noble que, concluyó que, para influir en la opinión pública, el camino no era la política sino adquirir la mayor cantidad de medios de comunicación. Su principal accionista y poseedora de una fortuna estimada en más de 1500 millones de dólares, la viuda del creador: Ernestina Laura Herrero de Noble, alguna vez afirmó en privado que: “Nadie puede gobernar en la Argentina sin su propio apoyo”. Y, como escribió un célebre periodista, “los políticos pasan, los medios permanecen”. En ese sentido Clarín sabe cuándo y de qué forma tomar distancia de sus amigos gobernantes cuando dan señales de estar próximos a caer y a ensuciarse en el lodo de un próximo ostracismo político.

Campaña “No al Cierre del canal público Ciudad Abierta”
Campaña "No al cierre del canal público Ciudad Abierta"

El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri se entiende en la cresta de la ola de su carrera política, por lo tanto ni lerdo ni perezoso, declaró que no permitiría “dejar caer a un grupo mediático nacional” aunque negó que le perdonaría a Clarín el desembolso de 300 millones de pesos en concepto de cableado de servicio de TV por cable obligado a realizarse por las disposiciones internacionales vigentes en la materia. La denominada “ley Clarín” data de los años en que Aníbal Ibarra estaba al frente del poder ejecutivo quien había perdonado al multimedios el desembolsar tamaño cantidad de dinero. Sin embargo, recientemente, el Tribunal Superior de Justicia, declaró inconstitucionales dos artículos de esa norma. Al cierre de esta edición Macri, huidizo, aún no se pronunció en cuanto a este debate trascendental a la vida pública de los porteños. En el ínterin decide arremeter contra los pequeños medios vecinales, contra clásicos programas radiales que sobrevivieron a más de 20 años de democracia bajo gobiernos de las más diversas ideologías, y contra un canal público que agoniza a diario a la espera de un resurgimiento que, dista de producirse, que en realidad podría cerrar definitivamente su pantalla. El único fin de las siguientes líneas es informar el estado actual de las políticas comunicacionales de un gobierno que parece descreer que los medios públicos deban estar al servicio de todos.

“La nueva política”. Radio y TV.

El 9 de diciembre del 2007, Gabriela Michetti juraba emocionada, ante la legislatura porteña, junto con un Mauricio Macri exultante, que disparaba esa sonrisa en forma de piquito con ojos vidriosos que habían convencido a miles de mujeres de las virtudes de este buen mozo que generó pleitesía entre los varones. “Me terminarán votando hasta los hinchas de River” presagiaba Mauricio allá lejos y hace tiempo. Su profecía se había cumplido y como Moisés estaba dispuesto, al llegar al poder, a separar las aguas entre lo viejo y lo nuevo; sin embargo, la autoproclamada nueva política, atada a la gestión y no a los discursos, comenzaría ser, “en los hechos”, ni fu ni fa. ¿Designar hombres probos y conformar equipos especializados en la materia? Es PRO en materia de marketing pero… Veamos.

En el caso de los medios de comunicación estatales, el elegido sería Juan Gregorio Centurión, un amigo de la infancia, de los deportes y un amante de los colores azul y oro como Mauricio. Su alma gemela, según los allegados. Punto y aparte. Al momento de asumir, Centurión, era gestor en CEO de la central de Medios Internacional para Latinoamérica y había dirigido una empresa de medios del Grupo Socma.

Iván Pavlovsky, el vocero de prensa, es un fiel seguidor de las incursiones políticas del ex presidente de Boca Juniors. Este medio intentó contactarse con Pavlovsky pero fue en vano. Los llamados murieron en una central telefónica atestada de llamados no atendidos en los números de teléfonos que se indican en la página de internet del gobierno de la ciudad. Derivaciones y cortes abruptos terminaron acabando con la paciencia de este cronista y con sus dedos, más que exhaustos, de tanto marcar números y más números.

Por otro lado, en la radio pública: “De la Ciudad” (AM 1110), fue nombrada Virginia Ungaro, experta en manejo empresarial –dicen las malas lenguas que es una sutil y experta vendedora de champúes. Además, la ex integrante de la antigua radio Municipal, supo adquirir sus conocimientos en la UCA –Universidad Católica Argentina- mientras que realizó sus primeras batallas en el periodismo, en la Editorial Atlántida.

Néstor Berra di ocupó el cargo de director de programación y artística mientras que, sugestivas personalidades del periodismo, comenzaron a adquirir espacios significativos en la emisora al estilo fílmico del grandioso George Romero. La única diferencia es que en la realidad porteña los muertos vivos hablan, y de qué forma. Eso sí, no con sus colegas como testimonió la revista Veintitrés. El ejemplo más escalofriante es el del programa “Desensillá que oscurece” conducido desde febrero, de lunes a viernes de 18 a 20 horas, por la ex cara visible de la revista Gente durante los años de plomo, Renee Sallas. La periodista cuyo su único triunfo profesional relevante quizá haya sido escribir cartas de apoyo al ex dictador Jorge Rafael Videla ocupa un espacio importante en la emisora municipal mientras que, históricos programas de humor como “Naftalina para que nadie se apoliye” fue sacado del aire de buenas a primeras. “Sólo 3 o 4 programas mantuvieron el privilegio de seguir perteneciendo a la radio y se les renovó el contrato”, afirma una fuente muy confiable de la radio. Un reconocido conductor de un programa que ya no goza de pertenecer a la AM 1110 y que llegó a ingresar al podio de los más escuchados en su tanda horaria, cree que el macrismo “intentó demostrar poder con medidas de esta índole”. La excusa dada a los periodistas que no gozaron de un nuevo contrato fue el achique presupuestario cuando el gobierno de la ciudad no desembolsaba un gasto significativo en programas que se mantenían prácticamente solos dado el prestigio de tantos años de trayectoria. La programación actual de la radio es sinónimo de desolación y divagan temas musicales que suenan apagados, difusos, confundidos.

Los Medios Vecinales.

Tapa Revista Alerta MilitanteNunca hubo medios retirados o censurados por sus opiniones”, afirma Eduardo Sirica, Director de la revista barrial “San Telmo y Alrededores”. Sin embargo alerta sobre algunas situaciones no deseadas por algunos medios colegas. “Antes y ahora noto desinterés de los Gobiernos de la Ciudad hacia los medios vecinales”. “La nueva ley de medios vecinales tiende a favorecer al oficialismo”, alega Sirica, encargado de nuclear a distintos medios vecinales en una red común. Explica que la decisión de premiar con una doble publicidad anual al periódico que publique la mejor nota puede terminar siendo una forma encubierta de apoyo al gobierno de turno. ¿Cuál es el parámetro? Un jurado integrado por especialistas de los grandes medios lo integrarían, afirman desde la legislatura porteña. Sin embargo, Sirica, desconfía, por la falta de normas claras en este aspecto. Por otra parte, en el último año y desde la asunción de Macri al frente del poder ejecutivo, los medios inscriptos en el registro de medios vecinales descendieron considerablemente de 91 a 73. Sirica cree que “el filtro fueron básicamente dos cosas: el registro de proveedores que complica mucho cualquier pauta porque, en lugar de que uno le ponga el aviso al gobierno y listo, tenés que presentar un contador que te haga una declaración jurada y demás requisitos que no se le pagan a los grandes medios. El otro filtro es el desgaste por el atraso permanente por los pagos.” La nueva reglamentación que espera su pronta aplicación fue un proyecto presentado por el legislador arista Facundo Di Filippo quien esgrima las buenas intenciones de la misma para profesionalizar a este tipo de medios pequeños. “Algunos legisladores se llenan la boca criticando a los multimedios y después legislan en contra de los pequeños medios como los vecinales”, retruca el director de un medio vecinal contradiciendo al legislador.

El total de los medios vecinales entrevistados para esta investigación, en la primera semana de mayo aún no han cobrado las pautas publicitarias del año 2008 y el gobierno posee deudas de pautas atrasadas de distintos años. El problema no es únicamente responsabilidad del gobierno actual sino que, desde los tiempos de Aníbal Ibarra, el atraso en los pagos es una constante a pesar de que, lo que el gobierno de la ciudad destina en medios vecinales, es únicamente un 2% del total del presupuesto destinado a publicidad oficial.

Medios vecinales.Además de los problemas de pago con las pautas publicitarias, los directores de los medios vecinales denuncian las distintas trabas burocráticas que sufren con la normativa vigente que fue modificada recientemente –la ordenanza 52.360 que regula los medios vecinales de distribución gratuita-. Actualmente, los medios vecinales deben inscribirse en un registro de proveedores, contar con un balance interno que conste el balance anual del medio y la certificación correspondiente de un escribano público que acredite la existencia del medio. “Hubo muchos colegas que decidieron dejar de pertenecer al registro de medios vecinales debido a la cantidad de obstáculos que se ponen año tras año”, afirma Sirica. A pesar de las dificultades esgrimidas, Macri aumentó la pauta publicitaria establecida en un medio gráfico de 900 a 1300 pesos mensuales y, en uno digital, de 640 a 800 pesos.

Los 21 puntos para una nueva Ley de Radiodifusión.

Personalidades destacadas de la cultura, de la sociedad y de la política firmaron y apoyaron los 21 puntos esgrimidos para integrar una nueva, vigorosa, plural y moderna ley de radiodifusión. El propio Gustavo López, uno de los padres del proyecto y actual presidente del Sistema Nacional de Medios Públicos, sintoniza la misma frecuencia y confía en que el propio sistema público de medios sea una herramienta al servicio de la sociedad para discutir los contenidos de esos mismos medios y ponerlos en debate. Reconoce que “no existe una costumbre de que lo público no sea sinónimo de gubernamental. Pero la voluntad de modificar esta relación errónea, existe en la actualidad”. El periodista Eduardo Aliverti aplaude que el gobierno nacional impulse una modificación de una ley de los tiempos de la dictadura, aunque desconfía de las buenas intenciones: “El gobierno tiene lo suyo, pues se alió con medios ideológicamente contrarios como el caso de C5N y Radio Diez y les puso toda la pauta publicitaria. Directamente, compró, entre comillas, al grupo de Daniel Hadad”. “Me parece que lo que más sirve de esta instancia es si se genera un debate en la sociedad sobre en manos de quién están los medios, que los medios son empresas y que la información es una mercancía. Si se llegase a dar eso, para la actual correlación de fuerzas yo ya estaría más que conforme.”

Las calles de Buenos Aires amanecen empapeladas con carteles contra periodistas y contra el grupo Clarín. En vez de discutir seriamente la propiedad de los medios e intentar democratizar la información, el gobierno nacional alude a buenos y malos, a grupos mentirosos –amigos hasta poco antes de las elecciones- e invierte dinero público para atacar a poderosos grupos mediáticos en una batalla estéril bajo slogan maniqueístas. Por su parte, Mauricio Macri vacía de contenido distintos ámbitos de la cultura de la ciudad como los 500 talleres gratuitos del Programa Cultural en Barrios que ya no existen y “hace la plancha” en decisiones claves del ámbito comunicacional. Ni uno ni otro realizan acciones efectivas a favor de la cristalización de verdaderos medios públicos de de comunicación, al desarrollo de la comunicación como carácter esencial del desarrollo social, cultural y educativo de la población ni a asegurar la diversidad y el pluralismo informativo desde sus señales estatales.

Videla en la entrevista en Revista Gente.
Reportaje en la Revista Gente de Reneé Sallas al General Videla. Viernes 27 de abril de 1981

* Lic. Ciencias de la Comunicación (UBA) Redacción Alerta Militante

Comentarios

Comentarios