CATORCE AÑOS DE HISTORIAS

GueBara Bar

Que “GueBara bar”  tenga una trayectoria de 14 años, a cumplirse el 30 de abril. Que haya sido en ese bar en el que entre tantas anécdotas se cuentan, la borrachera de la cantante española Rosario Flores. Que Manu Chao, el músico vasco- francés, haya querido enamorar una argentina, sin éxito. Que el arquitecto Rodolfo Livingston haya tomado algún trago preparado por Mariano. Que los músicos de Bersuit Vergarabat se den una vuelta de vez en cuando por el bar. Y otras cuestiones de personas y personajes anónimos y públicos, hacen que el bar no sea tan igual al resto.

Zelig se les fue de las manos a Mariano y sus socios. Muchas cosas nuevas, muchas cosas que no querían aceptar con tan solo 22 años. En diciembre de 1994, debutó como “GueBara”. La idea inicial y que aún se mantiene era hacer del bar, un lugar para que las bandas pudieran mostrar su música, y los artistas hacer vibrar con el sonido de sus obras. A su dueño le interesa que en el “GueBara Bar” sucedan cosas. “Es un bar donde la gente viene y después vemos. Mi idea no es que vengan, tomen algo y se vayan sin que los conozca. Mi idea es un club”, dice Mariano Madueña Rubio.

En eso del suceder de las cosas, es que desde el mes de marzo se lleva a cabo el ciclo “Encuentros off”. Es una propuesta donde se conjugan poesía y música, los domingos a las 5 de la tarde, con protagonistas como Palo Pandolfo, Enrique Sims, Floppa, Tom Lupo, Eduardo Nocera, entre otros artistas.

El barrio de San Telmo se ha ido modificando. Cambiaron sus habitantes, sus lugares típicos y donde había grandes casonas, hoy venidos en hostels para contener a esa inmensa masa de turistas que vienen a Buenos Aires. Mariano tiene su bar en el corazón de ese barrio for export. Pero él busca atraer invitados locales. Lo explica de manera muy sencilla: “si quisiera un bar para extranjeros, utilizaría todo el folklore que el turista busca de un bar argentino. Y no, mi cabeza está más en la música british.”

Además de tener el bar, su dueño también dedica parte de su tiempo a participar en un espacio en el programa de Gillespi, “Falso Impostor”. Mariano prepara sus tragos los viernes, entre las 19 y las 21 horas en los estudios de la Fm Rock & Pop.

Mariano, se define como hijo de Cemento, de las fiestas nómades y del Parakultural. “Somos hijos de Chabán, de Omar Viola, mucha gente grosa a la que le debemos la noche de Buenos Aires. Los chicos de hoy son hijos de Internet, escuchan otras músicas, son hijos de las fiestas electrónicas (…) Les falta el factor sorpresa, porque viven muchas cosas rápido. Cambió todo, cambiaron los códigos y todo es más expeditivo”.

En esos 14 años de vida, pasaron muchas cosas. Entre ellas sucedió una tragedia que marcó a todos y cada uno. Fue en diciembre de 2004, en el boliche “República de Cromagnon”. Mariano considera que esa tragedia “fue algo perverso, que la usaron políticamente, para generar un estado de cosas”. Piensa que las culpas y las responsabilidades deben ser bien distribuidas, porque no cree que Omar Chabán sea el único responsable, lo ve como “un loco lindo” que ayudó para que muchas bandas pudieran crecer. A partir de esa fecha, los que trabajan en la noche, dice Mariano Madueña, “somos palabra prohibida, somos empresarios de la noche. A los bares nos pusieron una resolución de capacidad, en la que debe haber una persona cada 3 metros cuadrados, es algo impracticable. Esta resolución se la aplican solo a los bares que abren de noche y que pasan música, porque tienen miedo que se conviertan en discotecas”.

Mariano Madueña dice reconocer con mucho cariño cuando Fernando De La Rúa asumió como jefe de gobierno, porque veía la posibilidad de cambios. Explica que durante esta gestión se abrieron canales de diálogo, donde la gente tenía la posibilidad de denunciar a los inspectores. “Hoy, después de Cromagnon, la gente perdió el poder. La policía y los inspectores son los que mandan (…) A nadie le interesa cambiar las cosas; después de Cromagnon retrocedimos a lo que no queríamos, a no darle espacio a la gente (…) Hoy en nombre de la seguridad se hace cualquier cosa.” Mariano atina a decir que: “La gran apuesta es volver, volver sin miedos. Lo que pasó es grave, pero tenemos que saber por qué sucedió”.

GueBara Bar

“GueBara bar” fue construido para que allí sucedieran cosas, como la vida misma. Estar en constantes cambios, en constantes transformaciones y que siempre suceda algo para ser guardado en la memoria de quienes concurren a “GueBara Bar” en búsqueda de compartir largas charlas y muy buena música.

GueBara Bar

Comentarios

comentarios

0 Responses to CATORCE AÑOS DE HISTORIAS

  1. Racky dice:

    Llegue hace unos meses al bar, y me encanto su onda, su gente, encontre lo que no habia encontrado desde hace tiempo en ningun lugar: la sensacion de pertenencia. Me siento en casa… Y encontre a gente especial… Muy especial. Besos a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *