La tierra será un paraíso

Compartir!

Indexados

La indefensión del locatario al momento de la renovación del contrato de alquiler es cada vez más penosa. En ese sentido además de los abusivos aumentos por parte de los propietarios, se les impone cláusulas de actualización durante la vigencia del contrato. La modalidad del alquiler escalonado incluye una cláusula por la cual el propietario y el inquilino pactan de antemano un aumento predeterminado del monto a pagar. Una posibilidad es el acordar para el primer año un alquiler mensual de %1000, que a partir del mes 13 se eleva a $1200, con lo cual en el contrato figura un monto para los dos años de duración del convenio de $26.400 (es decir $12.000 correspondientes a los primeros 12 meses, y de $14.400 por los segundos) Esto significaría garantizar una actualización del 15 al 20 por ciento para el segundo año. La indexación de los alquileres está prohibida, pero los escalonados son diferentes, porque se fija una suma en forma anticipada y lo único que varía es la forma en que se reparte ese monto en las cuotas, lo que es completamente legal.

Desacreditados

Vista de la Villa 31 de RetiroUna política habitacional de manual indica la necesidad de generar créditos hipotecarios baratos para compra de viviendas. Los créditos blandos dirigidos a los inquilinos anunciados por las autoridades nacionales en el 2006, no llegaron a buen puerto. La ley de Incentivos (26.158) para comprar una vivienda única, familiar y permanente dejaba condiciones libradas a la mano del mercado. Decía que los montos de las cuotas debían asimilarse a o que el inquilino pagaba, y alcanzar para comprar una vivienda de características asimililables a la que alquilaba. Por lo demás, había que ser un locatario cumplidor por un plazo no menor de ocho meses. Esos eran, más o menos, los requisitos. En realidad la iniciativa derivó en una tímida facilitación para obtención de créditos hipotecarios. Para las normativas bancarias la edad útil de un deudor son los 65 años; pero si el crédito es a 30 años el solicitante no puede ser nunca mayor a los 35 años. Además el financiamiento no cubre el 100% del valor de la propiedad, por lo tanto deberá contar con un porcentaje nunca menor al 15% del valor del inmueble para siquiera iniciar gestión del crédito. Además ningún banco se alineó a la tasa del 8% que promocionaba el gobierno. Entonces la oportunidad de créditos son para los menores de 35 años con sueldos de por lo menos $5000. Lo cierto es que los inquilinos se encuentran totalmente indefensos frente a la capacidad de presión de los propietarios, que en la mayoría de los casos terminan imponiendo sus condiciones ante el temor a quedarse en la calle. Se rompen relaciones locativas de más de 15 años y una persona que fue buen inquilino tiene que degradar su vivienda, termina vivienda en pensiones.

Desalojados

Desalojos en la Capital FederalEl boom inmobiliario producto de un mejor tipo de cambio deviene en un sostenido incremento en el valor de las propiedades, al mismo tiempo que estimula a los propietarios de inmuebles otrora ociosos a intentar reclamar por propiedades abandonadas. De esta forma transitamos un proceso de mayor celeridad de la Justicia en cuanto a los desalojos. Evidentemente es más fácil endurecer normas judiciales que solucionar el drama habitacional. Un reciente informe de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, asegura que existen 37 asentamientos precarios donde viven por lo menos 30.000 personas. La gran mayoría de estos “sesenta barrios marginales” se erigieron post crisis de 2001. La diferencia principal con las tradicionales “villas” es que estos neo-asentamientos no son reconocidos y por lo tanto quedan afuera de los programas sociales del estado de la ciudad. Se ubican por lo general debajo de las autopistas o en predios no urbanizados, y la mayoría de sus habitantes trabajan reciclando basura.

La ciudad cuenta con 100.000 viviendas desocupadas, por lo tanto se deben establecer políticas de estímulo para con los propietarios privados para que vendan o alquilen. En los últimos años creció de manera significativa las ocupaciones de inmuebles por parte familias que no reciben siquiera servicios indispensables. Una administración que se precie de progresista, además de prometer, tiene que invertir en cuanto a la urbanización de estos complejos habitacionales. Debe incentivar a las cooperativas de viviendas aún si sus dirigentes no adhieren al gobierno de turno. La adjudicación de inmuebles construidos por la ciudad debería ser gestionados con responsabilidad y no se puede caer en manejos clientelares.

Vivienda social

Tras décadas de serios problemas habitacionales, inquilinos de los barrios trabajadores del sur de la ciudad de Buenos Aires, comenzaron una huelga en los conventillos en agosto de 1907. La protesta significó la decisión de no pagar los alquileres hasta que los mismos no fueran rebajados en un 30%, conseguir mejoras sanitarias, eliminar los tres meses de depósito y que los propietarios no tomaran represalias con los participantes del movimiento. “En el conventillo de la calle Chile 864 se produjo un gran desorden debido a que se presentó un oficial de justicia con una cédula de demanda contra uno de los huelguistas. El oficial se vio obligado a retirarse de la citada casa, a causa de que las mujeres, armadas de escoba, palos y otros objetos los amenazaron” (La Prensa, 01/10/1907). Si bien los inquilinos consiguieron algunas de sus demandas, la represión, encarcelamiento y muerte de pobres estuvieron a la orden del día. La historia muchas veces se repite en la contemporaneidad.

 * Director Alerta Militante

Compartir!

Comentarios

Comentarios