“Una virtud que tuvo la Comisión Directiva fue la de construir desde la nada”

Compartir!

¿Cuáles son los desafíos qué se plantean para el torneo que viene?
La idea es mantener el cuerpo técnico que viene trabajando. Con respecto a las incorporaciones, mantener la base del plantel: el arquero, el medio campo y gran parte de la defensa. Al tener la valla menos vencida, la defensa la queremos mantener en su totalidad. Como noticia se puede adelantar que el “Malevo” Ferreira no va a continuar en el club y, a la vez, vuelven Leguizamón Arce y “Chucky” Daolio. El “Topo” Gigena tampoco continuará en el club y ya se le renovaron los contratos a Gauto, Lamas, Ramos, Vaccaría (que tiene un contrato largo con la institución) y Ayala entre otros.
 La Isla es una de las prioridades para este año
¿Estas decisiones se toman en conjunto con el director técnico?
Por supuesto, una vez que se terminen de cerrar los contratos con los jugadores que él nos marcó, se verán los jugadores que Gerardo (Reynoso) quiere incorporar y que estén dentro de las posibilidades del club.
 
Ahora también hubo un aumento en el monto mínimo de los contratos…
Si, estaba en $ 2.000 y ahora pasó a $ 2.500 aproximadamente, menos los aportes.
 
¿En San Telmo se priorizan las incorporaciones o darle chance a los jugadores de las inferiores?
Se llegó a un consenso con el cuerpo técnico para mantener la base, se argumentó que los ingresos siguen siendo los mismos para el club y por ende iba a haber una mayor exigencia para retener a la mayoría de los jugadores que los hinchas de San Telmo consideran que tienen que seguir en el club. Se prescindió de dos jugadores importantes, que son los casos de Gustavo Sever y Manuel Francés, las razones no fueron por cuestiones futbolísticas sino por una cuestión monetaria. San Telmo también, al venir peleando dos años seguidos la promoción, generó que se pague un sobreprecio por el futbolista por que no es fácil que un jugador venga a pelear por el descenso.
 
Walter Sánchez, Gabriel Pannunzio, Ezequiel Cittadini y Fabián Lovato. Foto AM 
Walter Sánchez, Gabriel Pannunzio, Ezequiel Cittadini y Fabián Lovato. Foto AM
 
Y ahora qué el club se encuentra bien con respecto al promedio, ¿qué objetivo se traza con respecto al equipo?
Ahora que estamos bien con respecto al puntaje del promedio, no nos podemos distraer. Se apunta a formar un equipo competitivo y reforzar aquellas posiciones en las cuales se tenían falencias. Incorporar un delantero mas, un volante por izquierda  y mantener, y por supuesto, la base del plantel que se tiene. Se apunta a clasificar, entrar al reducido, ya que el sistema del campeonato lo puede permitir debido a que cambiaría a torneo Apertura y Clausura. No es casualidad que San Telmo se haya quedado en la “B”, este un proceso de trabajo que se viene dando desde hace años, a conciencia y si bien muchas veces nos gustaría apuntar a jugadores de punta, tratamos de cuidar el “mango”, explotarlo y sacarle el mayor jugo. Por eso apuntamos a jugadores de divisiones inferiores o jugadores “sin cartel”, para, luego de un año o dos, hacer el análisis y ver la evolución del jugador que a su vez se cotiza y terminan firmando por grandes cifras, lo que genera una satisfacción para el club porque se hicieron bien las cosas.
 
Cuando un jugador que pertenece al club es vendido a otra institución, ¿cómo se maneja el porcentaje que se queda el club? caso Federico Poggi, Jonathan Santana….
Generalmente, en los clubes de ascenso, se quedan un porcentaje y si bien no hay un porcentaje fijo, lo ideal sería quedarse con un 20 % aproximadamente. Muchas veces las contras que tienen los clubes del ascenso es que no pueden levantar el teléfono y hablar de club a club ya que deben tratar con representantes. En este tipo de clubes lamentablemente, cuando se tiene un valor de potencial futuro, se necesita este tipo de gente para poder  comercializarlo. Comúnmente lo que San Telmo estuvo percibiendo, en el caso de Jony Santana, es el derecho de formación, que es un 2 %.
 
¿Cómo ve San Telmo el tema del manager?
El manager de San Telmo es Gustavo Pontelli, que es el nexo entre el cuerpo técnico y la dirigencia. En este caso el rol que cumple es el de suplir la presencia del directivo en el día a día en los entrenamientos. En los clubes de la “B”, generalmente los dirigentes son trabajadores y eso hace que sea muy difícil su presencia en los entrenamientos o resolver situaciones en el momento. Entre las funciones del manager también se encuentra la de coordinar movimientos, como conseguir el hotel cuando se viaja, coordinar el viaje y comunicar a la Comisión Directiva las novedades del plantel. La idea es que sea una relación fluida para que no cumpla una función de alcahuete, sino todo lo contrario, la de emparchar situaciones que lo necesiten y continuar con aquellas que están bien.
 
¿Cómo administra la Subcomisión de Fútbol el dinero que se le destina?
La Comisión Directiva “saca” un presupuesto, con los ingresos y los egresos que tiene el club con todo lo que respecta a la institución. Nosotros, para tener un equipo medianamente competitivo en la “B” Metropolitana, la cual es cada vez más profesional, necesitamos un piso para armar un plantel en la divisional. Por eso, consensuado entre la Comisión y la Subcomisión, sacando aquellos recursos que el club necesita para solventar los gastos de las diversas actividades, se destina un monto para afrontar los gastos de la Primera de fútbol de San Telmo. Igualmente, el dinero que se destina para la Subcomisión es hablado entre la Comisión y la Subcomisión para fijar una meta con referencia al armado del plantel.
 
¿En algún momento se llegó a plantear un gerenciamiento o un préstamo para elevar los recursos del club?
Durante el transcurso de las gestiones van surgiendo varias propuestas de distinta índole, desde empresas que quieren colaborar hasta préstamos de bancos, pasando por varios proyectos ambiciosos. Todos aquellos proyectos que se acercan en un principio “encantan” a todos los dirigentes pero cuando se realiza el análisis fríamente saltan los riesgos que puede correr el club y es ahí donde se termina cayendo todo.
 
¿Hay una misma política dentro del club?
No, como existir una misma política no, pero lo que sí existe es que todos aquellos que van pasando por las distintas Comisiones se encuentran encuadrados detrás de una misma línea. El club desde hace 15 años para acá ha crecido constantemente, donde algunos años se notó más y en otros menos, y si bien deportivamente ese crecimiento no nos acompañó el club sumó una presencia social en el barrio que antes no la tenía. Una virtud que tuvo la Comisión Directiva fue la de construir desde la nada y estar constantemente encontrando lo positivo para beneficio de la institución.
 
¿Cómo viene el tema de la localía en la Isla Maciel para el próximo torneo?
La Isla es una de las prioridades para este año. Antes de la finalización del último torneo se enviaron varias notas al Municipio de Avellaneda, a la Gobernación, al Coprosede y a la AFA entre otras. Esas notas eran con intención de encontrar una respuesta para darle una solución definitiva a estos 4 años de suspensión que lleva nuestro estadio. Y hay veces en las cuales se necesita romper el protocolo y por algo esas situaciones se dan solas cuando se está en el lugar y el momento indicado. Fue así, que dos dirigentes del club (Fabián Lovato y Carlos Ríos) se encontraron con el titular del Coprosede (Rubén Pérez) en el tercer piso de la AFA y rompiendo esos protocolos. Carlos Ríos mantuvo una reunión formal o informal Rubén Pérez de 40 minutos aproximadamente donde se pudo fijar un fecha para profundizar el tema de la Isla Maciel. Lo que está buscando San Telmo es lo siguiente: volver a jugar en la Isla, pero que el señor Pérez nos diga fehacientemente que debe hacer el club para recuperar su condición de local. No importa que sea uno, dos o diez puntos los necesarios para habilitar la cancha, pero sí que sean los necesarios para hacer una inversión segura. Nosotros queremos que él (por Pérez) nos avale que si San Telmo realiza todos esos puntos, algún día podamos volver a jugar en la Isla Maciel. La prioridad de San Telmo fue salvar la categoría, lo cual se hizo y ahora se apunta a clasificar y a trabajar para volver a jugar de local en la Isla y dejar de ser un equipo que deambula de un lugar a otro.

Compartir!

Comentarios

Comentarios