EL ÚNICO

Compartir!

La lógica es simple: al amparo del estado subvencionador se funda una oligarquía que se enriquece sin necesidad de riesgos u inversiones productivas.

El contexto internacional es favorable y permite retroalimentar este sistema que no contempla proyecto alguno de país a mediano o largo plazo. El Congreso se convierte en una máquina para aprobar concesiones. Los fraudes electorales a lo largo y ancho del país son escandalosos; al angostarse la arena política la prensa adquiere un papel preponderante presentándose como el último reducto y quizás única expresión de la oposición.

La prensa denuncia la corrupción, el nepotismo (hermanos, cuñados, concuñados, sobrinos, primos, abundan en la administración pública nacional) la compra y venta de voluntades, los negociados que enajenan el patrimonio y el futuro de los argentinos, el favoritismo hacia los incondicionales devenidos en profesionales de la obsecuencia. De esta forma el partido gobernante comienza financiar periódicos y revistas con editoriales de periodistas adictos al régimen.

El presidente contiene un carácter ostensiblemente iracundo e intolerante para con los opositores a quienes copta y colma de prebendas; los gobernantes provinciales se arrodillan ante el poder omnipresente del “Único”; los cargos de la justicia se reparten por supuesto entre los acólitos del gubernismo.

Pero la bulimia del poder es insaciable. El presidente elucubra propuestas de concertación con las organizaciones políticas opositoras. Esta “conciliación nacional” deviene en ofrecimientos de cargos de gobierno y prebendas a determinadas personalidades de la oposición. Algunos débiles claudican y venden su propia dignidad.

Un giro desfavarorable en las condiciones económicas internacionales no pueden ser asimiladas por una débil política económica fundada en exportaciones de bienes de consumo primarios. Los salarios se devalúan perdiendo poder adquisitivo; el pueblo trabajador debe como siempre, soportar sobre sus espaldas las consecuencias de la crisis.

La crisis económica pone en evidencia la profunda crisis político-institucional y moral. Cansados de tantos atropellos una convocatoria de defensa de la institucionalidad republicana encuentra eco en innumerables voluntades. 

A esta altura del editorial se presenta como oportuno el confesarle al lector que estamos recordando sucesos acaecidos en nuestro país hace 119 años. ¿La historia es cíclica? Puede ser; no es la primera vez que tropezamos con los mismos yerros. A fines de julio de 1890 estalla una revolución sangrienta en la que mueren mas de 300 cívicos que dieron sus propias vidas en defensa de los valores republicanos. La derrota solo fue militar ya que el "Único" (Juárez Celman)fue abandonado a su propia suerte por sus laderos. 

El homenaje a Leandro Alem, Aristobulo del Valle, Lisandro de la Torre, Juan B Justo, Hipólito Yrigoyen, Elvira Rawson Dellepiane, y demás héroes de la “Revolución del Parque” debe resaltar la vigencia del ideario de la incondicional defensa de “La República”

Notas RELACIONADAS:

Muestra Histórica de la Revolución del Parque
Homenaje 119° Aniversario de la Revolución del Parque

* Director Revista Alerta Militante

Compartir!

Comentarios

Comentarios